Actualidad

Vendiendo rifas y comidas, laicos ayudan a sus iglesias

Las misas y los sacramentos eran la principal fuente de ingresos y con la pandemia de nuevo coronavirus, todo eso cayó.

Rifas, ferias de comida, tallarinadas y hasta asadeadas organizan los laicos católicos para ayudar a su iglesia.

Comenzaron con estas actividades desde que se suspendieron las misas. Continuaron cuando el Gobierno fue habilitando las celebraciones para 10, 20 y 50 personas.

El padre Bonifacio Romero, de la parroquia Virgen del Pilar, de Asunción, contó a EXTRA que todos los ingresos cayeron.

“Las entradas principales son las ofrendas de la gente, que se dan especialmente en el momento de la misa y por bautismos, por matrimonios, y esos sacramentos, prácticamente, no se celebran más”, mencionó.

De repente, alguien llega con algún sobre para colaborar.

“Quiero destacar la predisposición y generosidad de la gente”, añadió el pa’i.

Fiestas patronales

Las fiestas patronales organizadas a lo grande solían meter mucha plata cada año, pero esta vez, las comunidades tuvieron que celebrar virtualmente a su santo o santa patrona.

El próximo 12 de octubre será la fiesta de Virgen del Pilar y se hará en “modo COVID”, dijo el pa’i Bonifacio.

El 18 de octubre harán una asadeada para recaudar fondos, adelantó.

El 8 de agosto fue el día de Santo Domingo de Guzmán y en la parroquia que lleva su nombre en la ciudad de La Pastora (Caaguazú) tuvieron que ver otras opciones.

“En vez de eso hicimos una rifa parroquial que se vendió en las capillas”, comenta Lucas Benítez, miembro de la comunidad religiosa.

El obispo de Caacupé, Ricardo Valenzuela, indicó a EXTRA que en todos estos meses, aparte de los gastos de luz, agua y pagos de sueldo, las parroquias de su diócesis estaban colaborando con las ollas populares. “También para los casos de primero auxilio y gente necesitada de remedios”, añadió.

En la cuarta fase de cuarentena, en Cordillera ya podían entrar 50 en una misa, pero es muy poco todavía, dijo.

En julio, la parroquia Nuestra Señora de los Milagros de Caacupé pidió un préstamo de 40 palos para aguantar por un tiempito.

Diócesis de Ciudad del Este: Aumentarán de 20 a 50 personas

Desde hoy, los cultos religiosos podrán contar con hasta 50 participantes en todo el país. En la diócesis de Ciudad del Este, por ejemplo, el límite era de 20 personas, por el decreto especial que regía en Alto Paraná.

Monseñor Guillermo Steckling dijo que van a seguir insistiendo en los cuidados: “Muchos templos son muy amplios. En los lugares más pequeños aplicaremos el distanciamiento que sigue en vigor y que limita el número de las personas automáticamente”, dijo.

Dejá tu comentario