Actualidad

Vecinos protestan contra un supuesto vendedor de drogas

Una señora fue golpeada y un niño con discapacidad quedó herido.   

Pobladores del asentamiento Santa Teresa del kilómetro 11, Monday, se levantaron ayer contra Wilfrido Arévalos, un vecino que supuestamente vende drogas y es sumamente violento con todos.

Desde muy temprano se organizaron para hacer ruido. Frente a la casa del sujeto colgaron un pasacalles con el cual le “invitan” a abandonar el barrio. El fuego de las llantas quemadas en medio de la calle, ambientaban el relato de algunas de sus víctimas que, con micrófono en mano reclamaban justicia. Ña Perla Ibarrola, con la cabeza vendada, realizó su denuncia.

“El señor (Wilfrido Arévalos) atropelló mi casa y me rompió la cabeza, tengo ocho puntos, todavía estoy muy mal”, señaló la doña.

El domingo por la noche, Wilfrido fue hasta el quiosco de Perla y le pidió cerveza. La señora le dijo que ya no tenía nada y el vecino la amenazó.

“Él vende droga acá en el barrio y es el que manda. Viene, me pide cerveza y lleva nomás, no me paga. Si reclamo, después hay consecuencias”,4 señaló.

Wilfrido no olvidó que le negaron la cerveza y el martes a la noche entró a la fuerza a la casa de ña Perla, la golpeó y le rompió la cabeza con la culata de su arma, según la denuncia.

Otra vecina y su hijo con discapacidad fueron víctimas un día antes, también de noche.

“Hay una criaturita deficiente acá en el barrio. El tipo entró en la casa de su mamá, empezó a tirar todo y a romper su techo. Parte de la chapa y madera cayó encima de él y se rompió la cabeza” señaló doña Perla.

Los pobladores aseguran que realizaron varias denuncias a la policía, pero los papeles no llegan a la Fiscalía.

Los oficiales de la Comisaría 12 fueron ayer hasta el sitio para evitar que algún manifestante salga herido. Se tomó la denuncia de la comisión vecinal y prometieron que sería enviado al Ministerio Público.

Los pobladores dijeron que si la Fiscalía no accionaba, incendiarían la casa del vecino.

Dejá tu comentario