Actualidad

Vecinos de Capiatá se organizan contra los malevos

Cansados de la delincuencia, vecinos del barrio Kennedy, Capiatá usan grupos de WhatsApp y sirenas para alertar cualquier peligro.

En el barrio Kennedy de Capiatá había asaltos a diario. Mario Pinienta y otros vecinos decidieron juntarse y hacer frente a esta problemática.

Hace dos años compraron cámaras de seguridad para vigilar las zonas con más ataques de motochorros o "peajeros" e iban informando a la policía, pero necesitaban tomar aún más el control. "Los comisarios se cambiaban cada dos o tres meses, hasta que llegó el subcomisario Héctor Espínola. Nos acercamos y le preguntamos qué podíamos hacer para ayudarlos. Ahí surgió la idea de las Bases de Seguridad”, contó Pinienta.

Este sistema de trabajo organiza tanto la Policía como el Consejo de Seguridad y Participación Ciudadana. Don Mario y otros 30 líderes de comisiones vecinales participaron de varios cursos que les ayudan a organizar el sistema de vigilancia de sus comunidades.

Nota relacionada: En Capiatá hasta candadean los focos por los mondaha

Pinienta explicó que cada comisión vecinal, que a su vez tiene seis miembros, cuentan con jurisdicciones y van informando las novedades o emergencias, ya sea algún asalto o accidente y se comunican a través de un grupo de WhatsApp.

Procedimiento

El líder de la comisión avisa lo que sucede en el grupo, en donde están los policías de la zona. Debe informar el lugar exacto del hecho, alguna descripción del sospechoso y la víctima. Los patrulleros llegan hasta el lugar.

Específicamente en la comisión de don Mario hay un “botón de pánico”.

“Diez personas tienen un control, que tiene alcance de 60 metros. Ese control hace sonar como un parlante. Cuando escuchamos ese sonido, comunicamos la alerta en el grupo de WhatsApp”, detalló.

Gracias a este sistema ya pudieron agrarrar a varios “con las manos en la masa” e incluso recuperaron las cosas robadas.

Leé también: Con wasap y sirenas, vecinos combaten a los malandros

“Sin mentir, gracias a nuestras intervenciones, monitoreos de cámaras y el trabajo en conjunto con al Policía, se pudo bajar los casos de robo en un 60 a 70%”, mencionó.

Pero para comenzar el proyecto de las Bases de Seguridad Ciudadana hubo un pedido.

"Hicimos polladas y hamburguesas para ampliar la comisaría, porque el subcomisario dijo que iban a comenzar a caer más delincuentes con nuestro sistema", explicó.

Nuestro protagonista indicó que no se definen como "comisión garrote" porque algunos de estos procedimientos pueden traer consecuencias legales.

"Muchas veces, las personas se enojan al agarrarle a un delincuente y se sobrepasa pegándole y después son denunciadas otra vez”, mencionó.

Aseguró que desde que están organizados como “guardianes del barrio”, el método de trabajo se ha ido extendiendo por casi toda la ciudad.

Bocinazos, sirenas y “garrotes”

- “Vecinos en alerta”, un proyecto de la comisión “12 de Mayo” del barrio Obrero de Asunción, tiene 42 cámaras que vigilan la zona. Tienen un grupo de WhatsApp donde se avisan movimientos extraños.

- En Sajonia (Asunción) usan silbidos, bocinazos, wasapeadas y llamadas para llamar a la “comisión garrote” ante algún robo.

- En Fernando de la Mora hay 110 botones de pánico.

300 Comisiones vecinales: Coordinadora del Consejo Nacional de Seguridad de Comisiones Vecinales señala que hay unas 300 comisiones vecinales de Asunción, Central y Cordillera que trabajan con la Policía.

Dejá tu comentario