Extra

Actualidad

Usa víboras para "ver" dolencias

La doña, que vive en Piribebuy, dice que es una cuestión de fe.

Ada Zárate, más conocida como “Liki” en Piribebuy, suele visitar a gente con enfermedades y les ofrece tratamientos con medicina natural, desde hace seis años.

Lo que llama la atención a todos es que tiene tres frascos con víboras muertas, que usa para saber qué dolencia tiene alguien.

Tal como ella misma contó, “se le aparece” en el agua el órgano que está afectado. Tiene una kyryro, akãkurusu y coral bebés, todas especies bastante venenosas.

A partir de lo que solo ella puede ver, hace los preparados con remedios yuyos y un proceso de sanación que puede llevar varios meses. “Es un don que tengo desde chica”, cuenta.

Lo espiritual está muy presente, ya que al final el “paciente” termina por despojarse de su afección entrando a un arroyo, dijo a EXTRA.

Dice que muchos al principio dudan de eso, pero ella misma asegura que es una cuestión de fe. Según ella, solo si la persona cree es posible que funcione el tratamiento.

Mencionó que ahora está haciendo un curso virtual sobre “medicina cuántica” en una universidad chilena.

Dijo que solo cobra por los remedios que prepara, el resto es “a voluntad”.

Hay de todo

La doctora Susana Barreto dijo que en el mundo de la medicina natural hay de todo: personas que cuentan con una formación como médicos ñana y tienen buenas intenciones, y también “los que mienten asquerosamente” para llenarse los bolsillos.

“La mayoría de las veces, como son cuestiones psicológicas de las personas, o las enfermedades no son graves, mejoran, porque es un tratamiento placebo (que carece de acción curativa) y psicológico”, explica.

Refiere que no hay que meter a todos en una misma bolsa, porque la medicina natural sí ayuda en varias cosas.

“Hay niveles. Mirar un frasco con víboras ya se parece más a culturas brasileras o africanas. Los médicos ñana te miran a vos, miran la orina y te dicen: tenés que tomar esto”, refirió.

“El problema es que cuando alguien tiene un problema en serio, se retrasa un poco el diagnóstico y van a terminar después en los hospitales extremadamente mal”, advirtió la profesional de la salud.

Por último, considera que “muchos prefieren ir a esos lugares porque nuestro sistema de salud no cubre a todos, es complejo”.

Dejá tu comentario