Actualidad

Tres jóvenes del interior se destacan por su guapeza

Recolectan miel, cosechan cebollas y se dedican a la tambería.

Entre el sonido de los pájaros, el olor a campo y miel, creció Samira Cohene de Mayor Martínez, departamento de Ñeembucú.

A pesar de su corta edad se convirtió en toda una emprendedora y sus ojos fueron testigos del amor que su padre le tiene a la apicultura, fue por eso que ella hoy en día sigue sus pasos.

Con tan solo 16 añitos, Samira cursa el segundo año en una escuela agrícola en Pilar y se declara amante de la agricultura, los animales y por sobre todo de la miel de abeja.

Samira dijo a EXTRA que su sueño es ser ingeniera y que su familia se sienta muy orgullosa de ella. “Desde muy chica me interesé en el trabajo y cuando tenía 12 años le dije a mi papá que me lleve con él y fue ahí que me gustó mucho más”, recordó.

Cada ocho días ella y su padre recolectan unos 10 litros de miel pura, y los venden a G. 40.000 el litro. Samira contó también que la situación está algo difícil y aunque a la par se dedican a la tambería sería de gran ayuda que le compren sus productos. Para consultas y reservas llamar al (0985) 102 131.

Joven productor

Otro de los jóvenes que se destaca en la compañía Loma Guazú, distrito de Gral. Díaz, (Ñeembucú), es Javier Mora de 16 años, quien se dedica a la producción de cebollas y gracias a sus ventas, ayuda a su familia. Javier es considerado todo un ejemplo en la comunidad por su esmero y dedicación, según alegó Alfredo Salinas, un ingeniero que desde el día cero apoyó a Samira y a Javier.

Del tambo a la mesa

Cuando Rossana Hurin, del distrito de Fram, departamento Itapúa, tenía tan solo 15 años le pidió a sus padres que en vez de una fiesta le compren una ordeñadora para poder trabajar. Con sus 18 años cumplidos, Rossana se dedica a la tambería, a la producción de leche y queso que los vende en la zona. La joven comentó a un medio local que su mayor inspiración fue su papá quien es agricultor. La joven es bastante guapa y multifacética porque también trabaja en el campo y es experta en manejo de tractores.

“El objetivo es estimularlos y acompañarlos en la venta de sus productos y que tengan ingresos que les permitan vivir como cualquier joven de la ciudad y No abandonen el campo”, dice Alfredo Salinas, ingeniero agrónomo.

Dejá tu comentario