Extra

Actualidad

Trabajador muere en derrumbe de un pozo

Compañero se tiró para salvarlo, pero no pudo hacerlo.

Cada palazo hacía el pozo más profundo y peligroso e Isacio Villalba (32) lo sabía, por lo que optó por atarse a la cintura una cuerda. Horas después, la tierra cedió y el quedó literalmente sepultado.

En la desesperación, su compañero de trabajo Braulio Ortega (30) se lanzó a la profundidad intentando ayudarlo, pero todo fue en vano.

Larga fue la espera de la familia de Isacio para tener noticias de su hallazgo.

El fatal suceso ocurrió ayer, poco después del mediodía, en una obra sobre Pozo Favorito y Ana Díaz de la Capital.

“No sé desde cuándo trabaja acá. Nosotros somos de Ypané, pero oriundos de Santa Rosa, Misiones. Me avisaron nomás que venga”, dijo Reina Villalba, hermana de la víctima.

Entre sollozos y gritos de dolor, la esposa de Isacio no paraba de cuestionar al destino.

“¡Él no quería luego venir a trabajar hoy!”, solo atinaba a repetir la mujer, en medio del dolor. Según el capitán de los Bomberos de Asunción, Rubén Valdez, el trabajo resultó dificultoso, ya que el espacio en que se estaba cavando tenía ocho metros de profundidad y se estaba preparando para una zapata de hormigón, para iniciar la construcción de un edificio.

INVESTIGACIÓN

“Estuvimos 25 personas, entre voluntarios y otros especializados en rescate. Con el calor, se debían turnar para seguir excavando”, dijo el rescatista.

Así también, el jefe de la Comisaría 18 Metropolitana, Roberto Ocampos, indicó que en el lugar trabajan unas 10 personas y que un contratista particular era el responsable de la obra.

Funcionarios de fiscalización de la Municipalidad de Asunción se hicieron presentes para recabar datos y ver si estaba habilitado y los trabajadores contaban con todos los elementos de seguridad.

La fiscala Clara Ruiz Díaz se presentó en el lugar.

Dejá tu comentario