Extra

Actualidad

Todo un barrio no durmió por culpa de la farra electrónica

Diez horas de "tunchi-tunchi" soportaron niños y abuelitos.

Mario, con los nervios de punta y con su hijo enfermo, no tuvo más remedio que denunciar públicamente el suplicio que les tocó vivir desde la noche del viernes y primeras horas de ayer, junto con su familia gran parte del barrio Madame Lynch de Asunción.

El teléfono de la Comisaría 10ma. Metropolitana no paró de sonar. Juntaron al menos 20 denuncias a causa de una fiesta electrónica en un local gastronómico que no les permitió conciliar el sueño.

Aseguraron que se cansaron de llamar al 911 porque los organizadores contaban con permisos municipales, según recibían las explicaciones de los uniformados.

Eran las 7:00 de ayer cuando por fin el “tunchi-tunchi” dejó de aturdir a todos, pero en especial a los niños pequeños y ancianos enfermos. “Así no podemos vivir, estoy enferma y no puedo dormir”, denunció una pobladora al programa La Lupa, de Telefuturo. Otra de las afectadas, también adulta mayor, comentó que desde las 21:00 comenzó el evento, pero que desde las 3:00 el volumen de la música subió aún más.

El conocido conductor de radio y TV, Bicho Riveros, se acercó al espacio televisivo para sumarse a la protesta. Dijo que en su casa la pasaron muy mal a causa del ruidazo. “Que yo no duerma no es nada. Que mi bebé no pueda dormir y muchos otros niños es lo preocupante”, declaró.

El intendente Mario Ferreiro, por su parte, adelantó que investigará el caso, ya que el local solo tiene permiso genérico, pero no para realizar este tipo de eventos a tan alto volumen.

La Cámara de Diputados aprobó recientemente el proyecto de ley que prohíbe la emisión de ruidos molestos. La medida pretende controlar, con ayuda de los policías, los eventos que puedan dañar la salud de las personas y de los animalitos. Ya no hará falta que pasen ocho horas de ruidazo para demorar a los bochincheros.

Pedirá al presi que vete proyecto

El proyecto de ley que prohíbe la emisión de ruidos molestos, pero que designa a la policía para hacer el procedimiento, al parecer no le gustó al ministro del Interior Juan Ernesto Villamayor. “Va a distraer los roles esenciales que tiene la policía. Es un rol de las municipalidades”, dijo el alto funcionario. Agregó que la inseguridad podría aumentar si es que los uniformados acuden a todos los llamados por polución sonora.

Dejá tu comentario