Actualidad

Tía de niña encontró su foto en una muñeca con agujas

Forense halló similitudes entre raptada y cuerpo calcinado.

Ayudar a la mamá es algo que sale en forma innata a muchos niños. Naidelin (7), de Minga Guazú, era una de ellos y esto fue aprovechado por el exnovio de su tía de 17 años, Héctor Martínez (25), quien la raptó el sábado cuando volvía de la despensa.

La tía recordó que un día, siendo novia, encontró su propia foto con una muñeca clavada de agujas en el santuario raro de la casa de su exsuegra, Limpia Núñez, también detenida.

“Nunca me dejaron entrar ahí pero entré a escondidas. Al encontrar me asusté porque había cabezas de animales. Después nunca más me fui a su casa y le pregunté por qué es así su mamá, me dijo que era macumbera”, relató a Telefuturo.

Contó que desde ahí tuvo miedo y quería ya salir, pero le tenía bajo llave en una casa del Km 30 de Minga Guazú. Hasta que un día encontró la copia de llave y huyó a la casa su mamá.

Sin título3.jpg

“Le puse una orden de alejamiento y de ahí empezó a rondar por casa todos los días. El viernes, en el día de la audiencia en el Juzgado de Paz fue la última vez que hablamos y me dijo que esto no se quedaría así y que iba a pagar muy caro”, dijo.

El hombre le prometió incluso que le iba a traer la cabeza de su papá. Ahora ella está con tratamiento psicológico.

Incomunicada

José González, abuelo de la niña raptada y asesinada, explicó en comunicación con la 1080 AM, radio Monumental, que su hija le decía que no podía aguantar más la relación con Martínez.

“Me dijo ‘yo quiero seguir estudiando y él no quiere que yo estudie. Él no quiere que yo hable con mamá, él no quiere que yo vaya a casa'”, mencionó.

Añadió que le amenazaba que si le dejaba, les iba a matar a todos, inclusive a él como abuelo. El cuerpo de Naidelin fue entregado ayer a los familiares tras la inspección forense y será enterrado hoy a las 09:00 en el cementerio de Minga Guazú.

Sin título2.jpg

Indicios de que el cuerpo calcinado es de la niña

El forense Gustavo Zaracho mencionó que la dentadura del cuerpito encontrado coincide con el de Naidelin, así como la ensalada de poroto y cebolla que estaba en su estómago que fue lo último que comió la niña.

“Se encontró un cable liado por el cuello, tipo cargador de celular. Pero en 45 días se tendrán los resultados de ADN que serán determinantes”, dijo.

Mamá es umbandista

“No creo que mi hijo hizo eso”, afirmó Limpia Núñez, la madre del asesino confeso, Héctor Martínez. Se definió como una espiritista, “Mae de Santa” (umbanda) y no una satánica.

Sin título1.jpg

“La niña era parte de la familia”, dijo. Se defendió diciendo que no actuó como cómplice porque si sabía tenía dos opciones.

“O entregarlo a las autoridades o echarlo de la casa”, mencionó.Sobre las acusaciones de que intentó eliminar evidencias lavando la ropa ensangrentada de su hijo, respondió que no se dio cuenta.

“Mi hijo estaba tranquilo cuando volvió a casa”, aseguró.

Dejá tu comentario