Extra

Actualidad

Su compu le salvó: "si no estaba en ese lugar, otra iba a ser la historia"

Profe contó que generalmente no la lleva, pero justo ayer la tomó para hacer planillas.

Puntualmente 13:20, como todos los días, Elías López salió de la escuela Sagrado Corazón de Jesús para ir a su domicilio. El docente, colocó su computadora en uno de los asientos y tomó el mando de su vehículo.

La ruta era la de siempre, tomaba la avenida Costanera para ahorrar algunos minutos. Su apuro correspondía a la necesidad de llevar a su señora a IPS, pues luego de dos meses de su operación, debía hacerse un control.

Lo que él todavía no sabía, era que aquel aparato que casualmente llevó para hacer planillas, le salvaría la vida. Claro, "nadie muere en su víspera", expresa un viejo y conocido refrán.

"Cuando llegué a la costanera no me di cuenta de lo que estaba pasando ni lo que iba a pasar. Mi vehículo fue el último que dejaron pasar, había sido, cuando yo pasé a 50 metros de allí, empezaron los disparos", relató el profe en contacto con Telefuturo.

359d33c4-c28c-4128-92c7-a31283370653.jfif

Él se topó en aquel sitio con la comitiva comando que rescató al narco Jorge Teófilo Samudio González, alias Samura, un peligroso eslabón del Comando Vermelho.

"Eran las 13:50 más o menos. El disparo que me hizo quedar fue el que recibí en el vidrio y me bajé del vehículo para ver qué pasaba", continuó el docente, asegurando que en ese momento, un lugareño le recomendó esconderse, hasta que cese la balacera.

Cuando todo se calmó retomó el volante de su vehículo y, herido en el hombro, continuó hasta su domicilio. "Le dije a mi señora 'me hirieron, vamos a IPS", refirió.

Recién entrada la tarde se percató de que su computadora le había salvado la vida, cuando los peritos de Criminalística empezaron a revisar su rodado. La computadora estaba de forma casual porque no la solía llevar a la escuela.

"Normalmente no suelo llevar, pero esa vez puse porque suelo necesitar hacer planillas", contó. "Si esto no estaba en ese momento en ese lugar, otra iba a ser la historia", dijo aún incrédulo.

El disparo que acabó en la computadora ingresó por uno de los laterales, atravesó su rodado y perforó el electrodoméstico. Pero para fortuna del profe, se detuvo sin salir de este.

Dejá tu comentario