Actualidad

Sospechan que hubo abuso en cruel muerte de un capataz

Fue asesinado con una foisa en un retiro en Villa del Rosario, departamento de San Pedro. El autor sería un muchacho de unos 22 años, quien se escapó.

Un homicidio que parece de esos que salen en esas películas de terror, ocurrió el domingo a la noche, en el retiro de una estancia en el pueblo de San José del Rosario, del distrito de Villa del Rosario, en el Departamento de San Pedro.

Al capataz le atacaron con una foisa y lo mataron de la forma más salvaje posible y se presume que también abusaron sexualmente del prójimo.

El cuerpo de Ramón García Mereles (39), fue encontrado sobre un viejo colchón semidesnudo y de entre 10 a 12 cortes profundos, la mayoría de las heridas en la cabeza y uno en el cuello que prácticamente lo degolló.

La pequeña pieza donde pasó la desgracia estaba teñida por la sangre del hoy fallecido.

El sospechoso de haber cometido el crimen es Édgar Florentín, de unos 22 años, quien tiene antecedentes penales y orden de captura.

En la noche del domingo, el capataz estuvo en una despensa tomando y allí estaba Édgar quien es un tipo con quien nadie quiere juntarse por que es muy argel.

Poco antes de las 21 horas, el capataz se fue hacia la estancia y después Édgar lo siguió.

Se presume que Ramón llegó al retiro, como así también Édgar, allí habría habido una pelea donde el capataz fue asesinado y posiblemente abusado por ciertas lesiones en sus partes íntimas.

Del lugar desapareció una escopeta, una bota y una mochila con ropa del capataz. Édgar, dejó una mochila con su ropa.

Lesión en la parte íntima

El capataz Ramón tenía bajado el pantalón hasta los tobillos, como si se los hubieran querido quitar.

Esta situación despertó sospechas y además la saña con que fue atacado, como si fuera un crimen pasional.

Un forense le hizo una inspección y descubrió que tenía lesiones en su parte íntima.

También le hizo un hisopado para saber si este fue abusado recientemente o el desgarro que presentaba era anterior al crimen.

Dejá tu comentario