Extra

Actualidad

"Sin querer queriendo", se disparó en los genitales

Joven preparaba para guardar el arma, pero se le escapó el tiro.

Como todos los días, Enrique Martín Rivas (26) salió a buscar a su madre, quien trabaja en un supermercado en San Antonio. Fue con su arma de fuego en la cintura, pero al volver vivió el momento más doloroso con su familia.

A las 21:00 del domingo, preparó el antiguo revólver de la familia. Siempre lo hizo a escondidas de su padre. Lo cargó y así fue caminando 15 cuadras hasta alcanzar a su mamá, doña María de Rivas.

“La inseguridad en nuestro país nos obliga a salir armados. Nosotros llegamos bien, pero él se dispuso a descargar el arma, porque así guardamos. Él estaba manipulando y una bala se quedó había sido y se le disparó”, contó la señora a EXTRA.

Herido

La bala fue a parar ahí donde más duele: en sus genitales. Del susto, llamaron a un tío que estaba cerca y lo llevaron volando al Hospital de Clínicas, en San Lorenzo, para los primeros auxilios.

“Yo estaba calentando la cena. Después nomás ya escuché el balazo. Salimos con mi hijo mayor y ya le encontramos a Martín en el suelo, bañado en sangre”, relató la allegada. Agregó que el arma es una reliquia familiar y que fue heredada de un bisabuelo.

Por la gravedad de la herida, el joven fue trasladado al Hospital de Trauma, de Asunción, para un mejor tratamiento. Allí tendrán que volver este jueves para obtener los resultados.

“Está mucho mejor, gracias a Dios. Fue una desgracia con suerte dentro de todo, porque pudo haber sido una tragedia. Esta semana tenemos que ir de nuevo a Emergencias para ver si todo sigue bien. Para ver habrá o no consecuencias para su salud”, explicó ña María.

El subcomisario Arístides Peralta, de la Comisaría 24, Central, de San Antonio, explicó que hasta el momento no pudieron hablar con miembros de la familia, pero anunció que lo harán durante la semana para incautar el arma. Si bien fue un accidente, el hecho se comunicó a la Fiscalía

Dejá tu comentario