Extra
Destacados

Actualidad

Si tu pareja te exige tu ubicación para controlarte vos podés denunciarlo

El exagerado control a la pareja vía celu es violencia psicológica, afirman profesionales. Por ejemplo, si uno exige constantemente la ubicación o una videollamada, hasta estaría violando una ley.

Controlar los movimientos de la pareja en las redes sociales es algo de lo cual no se discute en público, es considerado “normal”, pero hace unos días se vio que esto puede terminar también en agresión física, como el caso de la joven golpeada por su novio porque no quiso mostrarle su celular.

La psicóloga Juana Casuriaga afirma que revisar el teléfono de la pareja es un síntoma primario de violencia, ya que no se respeta la intimidad y autonomía de la persona. “La gente no reconoce que esa sea una forma de violencia, está muy normalizado”, explica. Lo ideal es dialogar para que aumente la confianza

Pero hay otros comportamientos a los que hay que prestar más atención, porque indican que el sentido de posesión es muy fuerte. Por ejemplo, si alguien exige la ubicación vía celular para saber que no le mienten. “Cuando hay eso, generalmente hay también otras formas de violencia detrás”, asegura.

En estos casos, para Casuriaga hay que trabajar en modificar la conducta, buscar ayuda profesional y revisar el tipo de relación que uno desea.

Las que más sufren esto son las mujeres, por la cultura machista, afirma. Es que con las redes sociales, ellas tienen la posibilidad de expresarse y mostrar su personalidad, subir fotos, hablar con más personas, etc.; entonces la pareja siente que ya no la puede controlar como antes, cuando las doñas solo se quedaban en casa y, si salían, era para ir a la iglesia o a actividades comunitarias.

Los casos extremos pueden afectar mucho a quienes viven controladas, esto se puede denunciar y judicializar gracias a la Ley 5777/16 de Protección Integral de Protección Integral a las Mujeres, que dice que el control, vigilancia y aislamiento son formas de violencia psicológica.

Algunas formas de control

1. Pedirle los accesos del teléfono y las redes sociales: El otro/a exige el código para desbloquear el celular, revisa las conversaciones del wasap, quién le da “me gusta” o “me encanta” a las fotos del Facebook, qué tipo de fotos se comparte, etc. A veces se hace esto a escondidas o bien frente a la persona

2. Exigir “pruebas” de lo que uno hace: Se le obliga al otro a enviar su ubicación en tiempo real o a atender una videollamada para “comprobar” que sí está en el lugar que dice, o para saber si está solo o sola. Esto afecta mucho al que está siendo puesto a prueba.

Agresión psíquica

El Código Penal menciona la violencia psíquica, que en el ámbito doméstico puede incluso ser penado de 1 a 6 años.

Dejá tu comentario