Extra
Destacados

Actualidad

"Sentí mucho al papá del chico, su gente lloraba"

El conductor de la camioneta está afectado. Iba a visitar a su madre cuando el motoca le chocó.

Las ganas de ver a su mamá hicieron que Víctor Raúl Sosa Riveros (36) emprendiera un viaje desde Asunción a Ciudad del Este. Iba acompañado de un amigo y la señora de este. La jornada se convirtió en uno de los peores momentos de su vida, faltando 5 minutos para ver a su madre.

En el kilómetro 9.5 de la Ruta VII de la capital de Alto Paraná, la vida de Wilson Aníbal Santacruz Franco (20) se segó delante de sus ojos. El motoca jugaba una carrera clandestina y chocó contra su camioneta. El percance fatal afectó muchísimo al conductor del rodado.

“Recordé a mi papá, hace un año él murió luchando en un quirófano, mientras que el muchacho desperdició su vida”, comentó sentido a EXTRA. Lamentó que haya chicos que se arriesguen a tal punto, siendo que tantos suplican por vivir.

Relató que él iba tranquilo hasta que vio al grupo. “Estaban muy cerca de la ruta, algunos entraban luego, no pude pasar rápido porque temía llevarles por delante, hasta parecía que yo me metí en el camino de ellos y no ellos en el mío”, lamentó. Recordó que de repente una moto pasó a toda velocidad y otra impactó contra su vehículo.

“Sentí mucho al papá del muchacho, su mamá lloraba; por la inconsciencia de estos jóvenes muchos padres sufren”, opinó. Contó que tiene dos hijos que pudieron haber quedado sin padre si otra era la historia. “Ahora estoy ligado a un proceso sin haberlo provocado”, concluyó.

No era su moto: Ya estaba acostado y le llevaron

Según Sosa, don Aníbal Santacruz, papá del fallecido, le manifestó, con mucho pesar, que su hijo hace mucho estaba en esta práctica tan peligrosa. “‘Siempre jugaba las carreras, no quería dejar de lado’ me contó”, recordó. Agregó que según Santacruz el joven ya estaba acostado esa noche en su casa y que sus amigos llegaron y lo llevaron de vuelta. Su moto dejó en la vivienda, sin embargo, igual aceptó el desafío y falleció tras jugar cinco veces carrera esa noche, al mando de otro biciclo.

Dejá tu comentario