Actualidad

"Se vengó de mí, le reclamé que me puso los cuernos"

La precaria vivienda solo era alquilada y quedó hecha cenizas.

Una inesperada llamada interrumpió el rezo del rosario donde Lourdes Riveros (36), de Hernandarias, fue a aplacar algo de su dolor, el domingo a la noche.

“La casa se está quemando”, le dijo su casera del otro lado del teléfono y ella se echó a correr con sus dos hijos en brazos.

Horas antes, la mujer había discutido con su concubino, Roberto José Da Silva (41), luego de que lo encontrara con otra mujer en la casa. Lo echó y le pidió que nunca más vuelva.

El hombre, de nacionalidad brasileña, muy enojado y borracho se fue de la casa, pero no por mucho tiempo. Esperó que la mujer y sus hijos vayan al rezo, para volver, juntar los colchones y ropas en una esquina y prenderle fuego, hasta que toda la casa alquilada se consumió en llamas.

“Se vengó de mí porque le reclamé que ya no aguantaba que me pusiera los cuernos. Ahora no solo me dejó en la calle a mí y a mis hijos, sino que con la cuenta para construir de nuevo esta casa ajena”, dijo la mujer, llorando de la impotencia, a un medio local.

Debido a que la mujer y sus dos hijos de 4 y 8 años quedaron prácticamente en la calle, se están quedando en la casa de unos vecinos de la zona.

Se borró del mapa

El Subjefe de la Comisaría 5ta. de Hernandarias, Jorge Alcaraz, mencionó a EXTRA que a pesar de que ya rastrillaron toda la ciudad para hallar al autor del incendio, no encuentran ni rastros de él.

“Algunos vecinos nos dijeron que podría ya estar del lado de Brasil, aunque también hay rumores de que estaría siendo escondido por algún paraguayo”, señaló el policía.

La dueña del inquilinato, Nilda Bernarda Zayas, también lo denunció por quemar su vivienda. El hombre será imputado por violencia familiar y daños a los bienes personales ajenos, según el Ministerio Público.

Lucía S., vecina de la zona, comentó que el brasileño violentaba mucho a Lourdes desde hace años y que este incendio solo fue “el colmo” de toda el maltrato que sufría en silencio la mujer.

“El señor se emborrachaba y era muy argel con ella, además de mujeriego. Los vecinos sentimos tanto la desgracia de ella, más por las dos criaturas”, señaló la vecina. Todas las cosas de la familia, incluyendo documentos, quedaron hecho cenizas por el incendio. La mujer iría a vivir con un familiar.

Otros casos parecidos

  • 5 de agosto: En Luque, una mujer había quemado la casa de su exnovio porque este se negaba a volver a salir con ella.
  • 3 de agosto: Modesto Javier Benítez, de Ciudad del Este, había encerrado a su pareja, Cándida Barquimero, en una habitación y le prendió fuego porque celó por unos mensajes que recibió la mujer.
  • 11 de enero: Domingo Ramos, del barrio Sajonia, de Asunción, quemó el departamento de su novia tras ponerse celoso porque la mujer llegó a casa en un Uber.

Dejá tu comentario