Actualidad

Se tunean los dientes como los influencers

La moda de ocultar los dientes naturales. Carillas dentales son el boom y alertan de sus complicaciones.

Los largos tratamientos dentales quedaron atrás, ahora el rollo prefiere tunear sus dientes con “carillas”, también conocidos como “lentes de contacto dental”.

Los dentistas prometen “la sonrisa de tus sueños” y la gente hasta puede elegir qué tipo de dientes quiere. Sin embargo, no todos los profesionales están contentos con esta tendencia.

“Mis pacientes llegan con la foto de un influencer y me dicen: así quiero mis dientes”, dijo la doctora Adriana Ríos, odontóloga.

La profesional señaló que las carillas no deberían suplir los tratamientos odontológicos. Explicó que se debe utilizar solo en casos específicos, como en dientes manchados que no tienen solución con blanqueamiento, para corregir dientes muy separados o en caso que la ortodoncia no haya dado el resultado esperado.

No hay vuelta atrás

La doctora indicó que las carillas dentales son láminas de porcelana que se pegan por los dientes. Pero antes se desgastan los huesos hasta dejarlos bien delgados.

“El procedimiento es irreversible. Una vez que te ponés ya no podés andar sin las carillas porque tus dientes ya no volverán a ser lo mismo”, apuntó Ríos.

20211117-006carita,ph01_1646_30541305.jpg
Doctora Adriana Ríos, odontóloga.

Doctora Adriana Ríos, odontóloga.

La odontóloga señaló que no es recomendable aplicarlos solo para tener dientes más lindos porque a la larga acarrea algunos problemas.

“Una persona con carillas debe tener una dieta blanda por el resto de su vida. Asado por ejemplo no va a poder comer porque no pueden hacer fuerza, la mordida cambia”, expresó.

Otra consecuencia es el aumento de sensibilidad y dolor porque al desgastar el diente se pierde el esmalte natural.

Hacen trampita

Las carillas son muy caras, cada pieza cuesta G. 2.000.000.

Algunas personas mandan ponerse solo en unos dientes, pero los odontólogos hacen una trampita: utilizan una porcelana muy blanca y a la larga, para evitar que se note la diferencia, el cliente termina colocándose en todos los dientes. “Cuando mi paciente me pide carillas, le ofrezco una solución con tratamientos”, dijo la doctora.

Dejá tu comentario