Actualidad

Se sacaba fotos para que su novio reo haga sextorsiones

Con varios cómplices hacían creer que la mujer era menor de edad.

“Jessica Vera te ha enviado una solicitud de amistad”, y enseguida un mensaje mostrando interés fue el cebo perfecto para que decenas de hombres cayeran en la trampa de un grupo criminal que se forró de plata.

Lizza Campuzano (19), detenida el jueves, era la imagen de Jessica, Jazmín y otros 40 perfiles falsos más en Facebook que era manejado por su novio y otros compañeros de celda recluidos en la cárcel de Encarnación.

La mujer se dedicaba a hacer fotos atrevidas que luego enviaba a su pareja presa, este se encargaba de distribuir los contenidos a cada cuenta que manejaban. Cada miembro del equipo se hacía pasar por la bella señorita del perfil, se ganaban la confianza de la víctima.

Kóa lístoma

“Ellos primero enviaban las fotos y le pedían que también manden fotos o videos íntimos. Una vez que tenían eso, comenzaba la extorsión”, explicó el comisario Luis Villalba, encargado de la investigación.

Los malevos le hacían creer, por ejemplo, que la de la foto era una menor de edad y que iban a hacer la denuncia policial por pedofilia y pornografía infantil.

Para que todo sea aún más creíble había una llamada de un comisario, luego de un fiscal y hasta de un periodista, que se enteraba de la supuesta noticia, pero era un grupo de delincuentes con talento actoral compuesto de al menos 10 personas.

“Acá hay personas que cobraban afuera (de la cárcel), diferentes personas, y hasta una señora que se hacía pasar por la mamá de la chica. Usaban fotos de comisarios retirados y logos de medios de comunicación”, detalló Villalba.

El precio, depende...

Para salir del aprieto en los que se metían no tenían otra que ceder a realizar giros. Todo dependía de la cara del cliente, si era de condición humilde, le pedían G. 300 mil. Algunos que tenían más que perder, quizás alguna familia, llegaron a pagar G. 10 millones y 15 millones respectivamente.

“A las cinco de la mañana se le detuvo a esta chica, seguían llegando mensajes de que se le hizo giro. En solo ocho meses, esta banda llegó a recaudar G. 800 millones”, detalló el comisario Nimio Cardozo, jefe de Antisecuestro.

Mediante operaciones anteriores, llegaron hasta Lizza, quien era la última pieza que faltaba en el rompecabezas de lo que sería el mayor grupo de sextorsión que operaba en el país. A la joven le espera al menos cinco años de cárcel, según indicó el comi. Ahora ya está a cargo del Ministerio Público.

Denunciá los casos de sextorsión al *377.

Fotos reales en perfiles falsos

Lo que más llamó la atención de la policía es que Lizza Campuzano generaba contendidos propios.

“La persona detenida, es un eslabón que nunca teníamos. En todos los casos de sextorsión se utilizan imágenes bajadas de Internet o utilizadas en foros”, dijo Cardozo.

“Es la primera vez que llegamos a capturar a la persona que se dedicaba a hacer las fotos y videos, en tanto desde la cárcel cometían las extorsione”, agregó.

Los policías analizaron cada video o foto de las denuncias presentadas y allí se dieron cuenta que se trataba de la misma mujer.

Dejá tu comentario