Extra

Actualidad

Se hizo pasar por un paciente para asaltar a fisioterapeuta

Le tiraron boca abajo y maniataron: se llevaron plata y un arma.

Don Pedro Mokryj (60) no se repone aún del gran susto que le tocó vivir en su propia casa, ubicada sobre ruta Graneros del Sur entre calle E y F del distrito de Fram (Itapúa), luego de ser atacado por tres delincuentes.

Eran las 7:00 de ayer y esperaba a un paciente que el viernes a la tardecita se contactó con él. Le había dicho que estaba con la rodilla hinchada y que necesitaba de sus años de experiencia como fisioterapeuta.

Cuando el supuesto paciente llegó, llamativamente lo hizo con otras dos personas, pero confió que no fueran malos tipos. Fue hasta una pieza contigua donde tenía sus elementos para enyesar y, al regresar, su pesadilla comenzó.

Los recién llegados dieron la voz de asalto y sin muchas explicaciones ya encañonaron a la víctima con mucha violencia.

“Mi papá le atendió todo. Cuando se levantó, uno de ellos le golpeó con la culata y los otros le maniataron con cinta adhesiva y piolas. Le advirtieron que por la forma en que le ataron no le iba a ser fácil zafarse. Que le iban a encontrar al segundo o tercer día, muerto. Seguro Dios le ayudó a soltarse”, contó a EXTRA Moisés, el hijo de la víctima.

Querían más plata

Agregó que los ladrones estuvieron al menos una hora en el casa del especialista. Revolviendo cada rincón y cada mueble destrozaron todo para alzarse con un botín mayor al que se imaginaron.

“Llevaron una pistola y una escopeta. También su billetera. El auto no llevaron porque no encontraron las llaves. Cuando le habían contactado, le dijeron a mi papá que venían de Coronel Bogado, pero quién sabe. Tendrían entre 25 a 30 años aproximadamente”, dijo el familiar.

Don Pedro logró soltar las ataduras que le dejaron los malvivientes. Con gran susto y la cara ensangrentada, a los gritos corrió por unos 50 metros de su casa a la de su hija, donde le contó a su gente la terrible experiencia. Allí, los familiares pidieron auxilio a la policía.

Agentes de la Comisaría 10ª de la ciudad indicaron que se encuentran en un arduo trabajo de rastrillaje, además dijeron que ya facilitaron a la Fiscalía el número desde el cual habían contactado con el profesional el día anterior.

“Lastimosamente allí no hay cámaras de circuito cerrado, pero el dueño de casa dio detalles sobre el auto que llegó hasta su casa. Los delincuentes se llevaron aproximadamente G. 2.000.000 de la billetera de la víctima. Por fortuna, no pasó a mayores”, explicó el oficial Enrique Díaz.

El caso quedó a cargo del Ministerio Público.

Dejá tu comentario