Extra

Actualidad

Se divorció en 10 minutos y con una videollamada

Su esposa había ido a España y nunca más regresó.

Detalló que inició los papeleos en 2010, de común acuerdo con su ahora exesposa Ramona Beatriz Cáceres.

El amor en la pareja había terminado luego de que la mujer viajara a España en el 2005 y nunca más volviera. Sin embargo, nunca pudo realizarse la ratificación de la solicitud de divorcio, debido a que su expareja se encontraba en la madre patria y él en la ciudad de Pilar.

“Yo vi en una publicación un caso donde una pareja se divorció a través de la videollamada y me asesoré y fue así que propuse”, dijo el nuevo soltero. Entonces Adalberto envió un escrito vía correo a su ex donde solicitaba que se ratifique en su decisión de separarse.

“Ella firmó el papel y nos devolvió, eso presenté al juez e iniciamos el proceso”, detalló.

Nueva vida

Para Adalberto, a pesar de la separación, el círculo seguía sin poder cerrarse debido a que nunca se hizo la disolución conyugal de manera legal.

“Ya era largo el proceso y cansa”, expresó.

Ayer, un poco antes de las 10:00, Ojeda discó el número de su ex y, a través del WhatsApp, se puso en contacto con el magistrado.

“Él (por el juez) le pidió que se identifique con sus documentos y ella le mostró todo, una vez que se confirmaron sus datos le pregunta si quiere ratificarse en el pedido de divorcio y ella contestó que sí”, contó.

Finalmente y luego de casi una década, Adalberto quedó libre.

“Quise dar a conocer esta historia porque sé que hay muchas personas que están pasando lo mismo que yo. Esto está contemplado en la ley que se puede hacer”, alertó.

Agregó que la tecnología pone al alcance cosas inimaginables y que es solo cuestión de informarse.

Dejá tu comentario