Extra

Actualidad

Sátiro virtual ofreció trabajo a una mamá a cambio de sexo

Mujeres denuncian a pervertidos de las redes sociales. Utilizan sus perfiles para engañar a doñas que buscan empleo. Cuando estas se niegan, mandan fotos de sus genitales.

Emocionada porque por fin había encontrado trabajo, Matilde Brandt empezó a guardar un poco de ropa. Un hombre la contrató por wasap para ser niñera sin retiro. Su felicidad se triplicó cuando el futuro patrón aceptó que le llevara a su hijita de 2 años.

“Estaba tan contenta, necesitaba mucho el empleo, nadie me quería aceptar con mi bebé, iba a empezar ese mismo lunes”, contó a EXTRA.

Pero momentos después, y sin rodeos, el señor demostró sus verdaderas intenciones. “‘Te animás a tener sexo conmigo a cambio del contrato?’ me preguntó: quedé helada”, detalló.

Cuando ella le reclamó, el sátiro le dijo que no existe ningún trabajo y que solo quería tenerla.

“Me sentí tan impotente, se aprovechan de tu necesidad, qué hubiera pasado si me iba con mi hija junto a él”, expresó.

Como si no fuera suficiente, el sátiro le mandó la foto de sus genitales. Por igual situación pasó otra desempleada. El mismo depravado la contactó, bajo el nombre de Fredy Fernández, por Facebook, y le ofreció empleo. Enseguida mandó las obscenas fotografías.

“PORDIOSERA”

Ara Espínola escrachó en sus redes sociales a un tal Armando Matute, quien le dijo que le daría dinero a cambio de pasar el rato para que no esté “rogando trabajo como pordiosera”.

“Cada loco que hay, es indignante, prefiero seguir lavando caños que prostituirme”, manifestó. Las afectadas lamentaron que estos pervertidos se esconden detrás de perfiles falsos. Señalaron que lo hacen para evitar que se les denuncie. Aconsejaron que los padres estén atentos a sus hijos para evitar que sean víctimas.

El ciberacoso se puede denunciar en la Unidad de Delitos Informáticos, en Asunción, o al (021) 494 658.

Locutor escrachado

Muchacho lo denunció por acoso

Harto de los mensajes, Raúl Arévalos denunció en la Comisaría 2da. a Julio Cesar Olmedo Cabrera, locutor de una radio de Asunción. Según el joven, Olmedo le empezó a acosar en Instagram, Twitter y Facebook escribiéndole que era “un hermoso bebé”. Luego ya le consultó sobre su orientación sexual.

Cuando notó la negativa del afectado, le insultó: le trató de afeminado, homosexual, reprimido, entre otros términos ofensivos. Raúl lo escrachó y recibió amenazas por haber revelado el chat privado.

Dejá tu comentario