Extra
Destacados

Actualidad

Salud hizo inspección médica a reos por un caso de lepra

Hay tres casos sospechosos de la enfermedad, pero no contagiosas.

Una decena de profesionales de la salud llegaron hasta el Centro de Rehabilitación Social (Cereso), Encarnación, para evaluar a los internos que estuvieron en contacto con un preso que lastimosamente falleció de lepra.

La directora del Programa Nacional de Lepra, Olga Aldana, informó que la inspección médica se realizó el jueves pasado.

En vista que el hacinamiento es un factor preponderante para este tipo de enfermedades, se tomó la precaución de revisar a varios internos y durante la jornada se han detectado tres casos sospechosos de la enfermedad del lepra, pero la que no es contagiosa.

“Hay que entender que no todos son inmunes a la enfermedad. Hay que tener una predisposición para contraerla. Por más que compartamos un tereré no se contagia. Y hay otros casos en el que con un simple estornudo se puede contagiar”, explicó la profesional.

En semanas más se tendrán los resultados y en base a ello se proveerá de lo necesario para el tratamiento de los internos.

Aldana informó hay 350 casos nuevos de lepra que se detectan en el país cada año y en la mayoría de los casos la detección de la enfermedad llega tarde, donde el paciente sufre deterioros importantes en su salud a nivel neurológico. “El desafío es acortar los tiempos de diagnóstico y tratar a tiempo la enfermedad”, indicó.

La profesional detalló que esta enfermedad no se contagia en el embarazo, o sea no es hereditaria, ni con el apretón de manos, con el uso del inodoro, con toallas, con un abrazo o con los cubiertos. “Cada año hay 350 casos nuevos en nuestro país”, expresó la doctora.

Salud tras las rejas

Dante Leguizamón, del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura, habló sobre la necesidad de que el Ministerio de Salud diseñe una política de asistencia integral a las personas privadas de libertad, como a las personas que no están en las penitenciarías o centros educativos. “Actualmente Salud interviene cuando hay un pedido del director, no así por política propia”, expresó.

Si bien no existen registros específicos de muerte por lepra o el protocolo que se deba cumplir para resguardar la salud del reo y sus compañeros de celda. Leguizamón explicó que a las personas portadoras de VIH o que tengan tuberculosis, se las trata de apartar de la población para evitar el contagio.

Con tratamiento adecuado

El tratamiento en la primera fase de la enfermedad es clave para evitar discapacidad, de ahí la importancia de la consulta temprana ante la aparición de una o varias manchas en la piel, es el mensaje que se desea instalar en la población. Una vez que el paciente inicie su tratamiento, la posibilidad de contagiar desaparece en 24 horas. Si se presenta manchas o lesiones en la piel, con pérdida de sensibilidad, acudir a cualquier establecimiento de salud dependiente del Ministerio de Salud.

Dejá tu comentario