Extra

Actualidad

Robaron partes de campanas creyendo que guardaban oro

Cuando pillaron que no, la volvieron a tirar en el patio de la iglesia.

Las campanas no sonaban para llamar a misa a los fieles, como de costumbre. Eran las 07:00 de ayer. Los vecinos de Yataity, de Guairá, se preguntaban qué había pasado.

Esa madrugada, malvivientes ingresaron a la iglesia, no precisamente con la intención de confesarse o rezar, sino para robarla.

El encargado de hacer sonar el instrumento se llevó la amarga sorpresa cuando encontró que los dos badajos (hierros que cuelgan dentro de la campana) fueron robados.

Enseguida avisó al cura párroco Eber Rojas, quien se disponía a realizar la ceremonia.

Los ladrones creyeron que ambas partes tenían oro, lo que “les motivó” a hurtarlos. No contentos con quitarlos de arriba, se tomaron el tiempo de cortar con una herramienta uno de los badajos.

“Para asegurarse de que lo que llevaban tenía algún material provechoso adentro, le hicieron una abertura”, contó a EXTRA Ever Goiris.

Analizaron material

Tras robar y analizar detenidamente el material, los malevos tiraron los hierros, ya que no tenían nada de oro.

El sacerdote mencionó a nuestro diario que las campanas más que un valor monetario tienen un valor sentimental, ya que son muy antiguas. “Son de la época de los López, las tenemos como reliquias en nuestra comunidad”, dijo.

Manifestó que encontraron las partes en el predio de la iglesia. “Hicieron todo eso sin que nadie vea nada, a pesar de que hay serenos en los alrededores”, tiró.

El cura agregó que no descarta la posibilidad de mandar colocar cámaras se seguridad, ya que no es la primera vez que son víctimas. Los fieles buscaron un herrero que pueda colocar de vuelta las piezas para que las campanas vuelvan a sonar.

Ni el ángel custodio se salvó

Una amarga sorpresa se llevaron los fieles de la iglesia Inmaculada Concepción, del barrio Sajonia de Asunción, el viernes. La imagen del ángel que custodia el Santísimo fue robada.

La escultura tiene un valor muy importante para la comunidad religiosa. Llevaron además ventiladores de pared. “Solo queremos recuperar el ángel”, comunicaron desde la comisión. Recordaron que comprar estas imágenes es un delito.

Llevaron plata y compu

En el barrio San Lorenzo de Quiindy, Paraguarí, pasó algo similar. Desconocidos violentaron la puerta de la casa parroquial y removieron todo. Se llevaron una notebook HP, cinco discos externos y G. 125.000. Allí vivía el sacerdote Daniel Machado (40), colombiano.

El extranjero estaba de viaje por Asunción. Hizo la denuncia en la comisaría local. A pesar del rastrillaje, no se logró dar con los malevos. El caso quedó a cargo de la fiscala Gladys Teresita Paredes.

Dejá tu comentario