Actualidad

Revisarán mensajes de los amigos de mujer asesinada

El crimen de Carayaó sigue siendo un misterio para los investigadores. Liberaron al amante sospechoso al no tener pruebas.

Una cuchilla y un hilo de caña de pescar atado a una madera se sumaron a las pistas que envuelven al misterio que se convirtió el crimen de Antonia Sánchez Prieto, en Carayaó.

La hoja del machetillo coincidía exactamente con la vaina (funda) encontrada a un lado de la mujer de 41 años, por lo que la Fiscalía determinó que se trataba del arma homicida.

“Anoche encontraron los vecinos en un patio aledaño al lugar donde encontramos el cuerpo. Es un machetillo que por lo visto afinaron (hicieron que la punta sea fina), era muy punzante”, detalló la fiscala Lourdes Soto.

Sobre el motivo del crimen y el autor, aseguró que continúa la investigación en una nebulosa, pues el único sospechoso, el amante, César Godoy González, fue liberado al no tenerse suficientes pruebas.

Comentó que si bien él mensajeó con la mujer hasta aproximadamente las diez de la noche del día del posible feminicidio (jueves pasado), no fue este la única persona con la que la víctima mensajeó previo a su muerte.

“Él (Godoy) hace 5 años era su pareja extra, después tenía varias. Revisamos todo el celular; lo mandé a Asunción para entrar en las celdas y saber de dónde llamaron (sus contactos), de dónde salieron las llamadas. Si fue cerca de la casa, porque hasta las 22:00, las 23:00 estaba mensajeando, pero también mensajeaba con otros”, refirió Soto.

“La extracción de datos será fundamental”, insistió. Añadió que ante la complejidad del caso, solicitó apoyo de agentes de Homicidios de Asunción para el esclarecimiento del violento caso.

“Todo apunta a un feminicidio pero no puedo decir eso. Comuniqué al Juzgado Penal de Garantías como homicidio doloso. Una vez que tenga más evidencias o encontramos al autor, sabremos qué fue. Se levantaron muestras de la vaina del machetillo para saber si hay huellas”, dijo la fiscala.

Pelo en el cable: “El cable estaba con una madera, era como el que usan los pescadores, en ese encontramos cabello de la víctima”, expresó la fiscala sobre el cable encontrado en el baldío.

El concubino de la mujer no regresó en toda la cuarentena

La fiscala comentó que el sábado prestó declaración ante su sede fiscal el concubino de la mujer, quien comentó que desde hace nueve años es la pareja formal de la finada.

“Dijo que con la pandemia él ya no vino, que se puede confirmar con sus patrones, porque trabaja en una estancia menonita en Boquerón. Ellos ya no salen de su trabajo porque después ya no les dejan entrar”, apuntó Soto. También declararon la hermana de la víctima y otros familiares.

Dejá tu comentario