Extra

Actualidad

Revelan impactante informe sobre el estado mental del líder del PCC

El criminal aislado tras su último intento de fuga, tenía planeado esconderse en Paraguay o Bolivia. Tiene condena hasta el año 2276 y sorprendió a los psicólogos y psiquiatras por la manera en que hablaba de sus crímenes.

Condenado a 277 años de prisión y en espera de más sentencias en otros procesos, el máximo líder del PCC, Marco Willians Herbas Camacho (51), más conocido como “Marcola” no está arrepentido para nada de sus crímenes y todo parece indicar que está perfectamente en sus cabales.

Es lo que refleja el perfil eelaborado por psiquiatras y psicólogos respecto al criminal más peligroso de la región encarcelado actualmente en Brasil. El mes pasado, Marcola fue transferido de una cárcel de Sao Paulo y actualmente está aislado en la prisión de Porto Velho, en la capital de Rondonia.

Su mudanza se apuró tras descubrirse un plan de fuga elaborado a un costo de 25 millones de reales (equivalentes a más de 6 millones de dólares). Posiblemente iba a esconderse en Paraguay o en Bolivia, según las autoridades brasileñas.

Crímenes con elocuencia

El líder del PCC “habla de sus muchos crímenes con elocuencia y absoluta naturalidad, sin ninguna evidencia de reprobación o arrepentimiento”, según informa UOL, el sitio de noticias de Folha de Sao Paulo, que tuvo acceso al informe sobre la condición mental del recluso que por de pronto tiene una condena hasta el año 2276.

Los profesionales también refieren que Marcola no sufre de ninguna enfermedad mental, no es un sociópata o un psicópata. Tiene perfecta noción de los crímenes que cometió y racionaliza pragmáticamente a pesar de solo haber estudiado hasta el antiguo ciclo preparatorio.

“Evidencia una cultura por encima de la media, tal como la inteligencia y la capacidad de raciocinio”, añaden, además de resaltar que el recluso nutre sentimientos y lazos afectivos con terceros, teniendo una preocupación constante por sus cuatro hijos de dos matrimonios, añade la publicación brasileña.

Marginal desde los 12

En febrero último cumplió 20 años de prisión, cuatro de los cuales cumplió aislado, como castigo adicional. Marcola comenzó en el crimen a los 12 años, después de haber perdido a su madre a los 9 años. Pasó a vivir en la calle y fue preso por primera vez cinco días después de cumplir los 18.

Transformado en mito como principal líder del PCC, las autoridades le consideran responsable de centenares de muertes e inocentes. No solamente ha ordenado matar a uniformados, sino también a adversarios y a sus propios compañeros tenidos como traidores.

El grupo criminal aplica un estricto código que contempla la muerte en los casos de traición, además de prohibir la homosexualidad y el consumo de crack entre sus miembros; generalmente la pena de muerte se aplica luego de largas sesiones de torturas y mutilaciones.

Marcola permanece en la cárcel de Rondonia, junto a la mitad de sus principales hombres de la agrupación. Su traslado, ocurrido a pocas semanas de la asunción del presidente Jair Bolsonaro en Brasil, fue uno de los operativos de seguridad más aparatosos de los últimos tiempos en el vecino aís.

Dejá tu comentario