Extra

Actualidad

Retiro: "Si le mató el viernes, tuvo como tres días para huir hacia acá"

Familiares dicen que el hombre quería dejar en la calle a la mujer.

La pareja de compatriotas conformada por Waldo Servín Riquelme (33) y Liliana González parecía feliz, o al menos eso demostraba Waldo en sus redes sociales. Luego de quince años juntos, superando todo tipo de tormentas, sus dos hijos eran el motivo perfecto de ambos, para ser felices.

Sin embargo, aparentemente ella no estaba del todo satisfecha, menos aún con los maltratos que debía callar.

“El martes le llamó a mamá llorando y le pidió que vaya, pero ella no tenía plata”, relató Mariela, hermana de la mujer asesinada y descuartizada por su concubino, en la Villa 31 del barrio Retiro en Buenos Aires.

“Le mató el viernes. Ese día él estaba buscando niñera, le dijo que le iba a llevar a una parte”, continuó Mariela.

Contó que lo llamativo fue que desde aquel día intentaron comunicarse con Liliana y Waldo, pero no pudieron siquiera dar con los familiares. “Ellos sabían lo que hizo, les llamamos y no respondieron, nos bloquearon de todas partes”, refirió.

Según la allegada, los vecinos no pillaron nada, sino hasta que los restos que estaban en el balcón empezaron a descomponerse. “Los brazos y las piernas se los tiró al perro en el balcón para que coma”, dijo, añadiendo que ellos tenían un cachorro pitbull.

“Queremos el cuerpo de mi hermana y a nuestros sobrinos (de 8 y 12 años), la mamá de él les llevó el viernes”, indicó.

Doña Lucía Ayala, madre de la víctima, contó que la discusión entre ambos habría sido por la casa en que vivían. “Me dijo ‘Waldo quiere vender la casa por un millón de pesos, mamá'. Ella se fue a la comisaría de la mujer y allí le dijeron que él tenía que salir de la casa”, mencionó Lucía. Agregó que Liliana le dijo que tenía mucho miedo y era por eso que quería que vaya. La familia viajó a la Argentina para repatriar sus restos.

Creen que estaría por Itapúa

Parientes de la víctima fatal señalaron que supuestamente el hombre fue visto en el sur del país, hacia Itapúa, de donde es oriundo.

“Si le mató el viernes como nosotros sospechamos, tuvo tres días por lo menos para huir hacia acá”, lamentó Mariela al tiempo de pedir a la policía Argentina que libre orden de captura internacional para el hombre. Waldo continúa prófugo, pero ya fue imputado por homicidio doloso por autoridades del país vecino.

Dejá tu comentario