Actualidad

Retazos de amor: la historia de la colcha más solicitada

Abue de 92 años la confeccionó 100% a mano, en cuatro meses. Le llamaron hasta de EE. UU. y Alemania, ¿qué tal?

Pieza por pieza y con mucha paciencia, doña Clara Vega trabajó cuatro meses en una colcha para cama, que se convirtió en la más solicitada esta semana.

La abue de 92 años la preparó por un pedido, pero como al final no le iban a comprar, la ofreció por un medio de comunicación itapuense, con ayuda de su nuera Adela.

Desde el martes, le llovieron llamadas y mensajes de todos lados, ponderando su hermoso trabajo.

Había personas interesadas en su ciudad, Encarnación, también en Hohenau, Ciudad del Este, hasta en Alemania y en California y Nueva York (Estados Unidos).

Finalmente, el colorido manto artesanal no se fue muy lejos. En un día se concretó la venta a una encarnacena.

Doña Clara le puso un precio de 200.000 guaraníes.

Algunos le dijeron que debía pedir más por su laburo tan minucioso, pero para ella era suficiente, como para darse sus gustos y comprar algún que otro medicamento, ya que en su casa nada le falta.

“Lo que más le alzó la autoestima fue que la gente le envió audios, le llamó y le dijo ‘qué lindo tu trabajo’, ovy’aiterei”, contó Adela Cubilla.

La historia detrás

Doña Clara realiza a veces trabajos de remiendo y costura, como pasatiempo, pero de esas colchas solo había dos, que tienen un gran valor sentimental. Una la había regalado a su hija, quien ya falleció hace tiempo. Su nieta la tiene ahora como herencia muy valiosa.

La otra la hizo para sí misma. Fue esta la “original” que vio extendida en el patio una señora y quedó encantada, tanto que pidió una réplica.

La que acaba de vender es la tercera. Todos los días le dedicaba tiempo a unir las piezas a mano.

No llevó la cuenta de circulitos de tela utilizados, pero fueron ¡muchísimos!, porque su medida es para una cama de dos plazas.

Y ahora, con tanta difusión, tiene un nuevo pedido, contó entre risas la abue Clara. De a poco lo irá confeccionando.

Fuerte y sana

La doñita es oriunda de General Elizardo Aquino, departamento de San Pedro, pero hace tiempo que vive en el barrio Itá Paso de Encarnación, con su hijo Fermín, el mayor.

Tiene otro varón y varios nietos que la miman un montón.

A sus 92 años goza de muy buena salud, celebra su nuera Adela. “Ahora me cuido mucho más (por la pandemia)”, contó la doñita a EXTRA.

Dejá tu comentario