Extra

Actualidad

Regalan lorito óga para poner en el pesebre

El espíritu navideño se innova en los hogares paraguayos. Algunos colocan unicornios, tucanes y hasta peluches con el Niñito Jesús.

El popular lorito óga acapara en las ventas para poner como adorno en el pesebre navideño. Varias personas, en su mayoría hombres, lo compran para regalar a sus amigos y así compararlos con la mascota que vive enjaulada, según relató entre rizas la vendedora Atanasia Caballero.

foto1-.JPG

El espíritu de la Navidad este año se vive de forma diferente en la preparación de los pesebres. La gente innova, agregando unicornios con cuernos dorados, el lorito óga, chanchitos o tucanes. Algunos quizá rompan con los estándares de la cultura, pero son visualmente agradables y le gusta a la gente, aseguran los comerciantes del Mercado 4.

Cada año, las personas le van agregando más detalles a sus pesebres. Antes solo era necesario la casita de paja, las figuras de los pastores, de la Virgen, el Niñito, las ovejas, los Reyes. Sin embargo, ahora los gustos varían, incluso algunos le ponen peluches a la casita, aseguran.

foto 3.JPG

“Están los que le van agregando más accesorios, hay gente que le pone todo lo que ve o vaya encontrando”, dijo Víctor Fernández, vendedor del Mercado 4. El joven detalló que ellos exhiben para llamar la atención de la clientela, pero hay varios extrovertidos que lo llevan. “Los loritos también se llevan para poner encima o al lado de los animales”, contó Sebastián Domínguez, comerciante del populoso mercado. Los precios de pesebres van desde G. 50.000.

cbe6f791-92e8-4d4c-b6be-0a58fd4dfd2b.jpg

Trabaja en La Sala Clínica de los Pesebres

El vendedor Víctor Fernández tiene su propia Sala Clínica de Pesebres, cuenta con clientes muy variados, quienes piden el arreglo de imágenes totalmente rotas, hasta los que hacen pedido de pintura de las figuras para renovar.

“La verdad que sale más barato mandar arreglar que comprar uno nuevo, pero algunos no quieren cambiar por el valor sentimental y porque se dice que el pesebre se cambia cada siete años”, contó Fernández.

Dejá tu comentario