Actualidad

Recién casado reapareció con droga en su poder

Familiares del cobrador llegaron a pensar que fue secuestrado.

Un recién casado había desaparecido después de la boda y desesperó a sus familiares, principalmente a su flamante esposa. Pero, anoche, fue encontrado luego de 4 días y quedó detenido en la Comisaría 8ª Central, de Capiatá, porque tenía en su poder “moñitos” de crack y se declaró consumidor de ese tipo de droga.

Se trata del cobrador Isidro Daniel Collante (31), esposo de Lourdes Martínez (29), quien lo estaba buscado intensamente desde el sábado.

“Me dijo que terminó su recorrido en Luque y que se iba a hacer un último recorrido en Aguapey. Él trabaja en la parte de cobranzas. Pasando la media hora, ya no me daba señal su teléfono”, explicó la joven. Desde ese día, ya no supo más nada sobre él. El domingo, Isidro le escribió a su jefe explicándole que el lunes a primera hora se iba a presentar en la oficina para hacer la rendición de lo recaudado, aunque adelantó “que iba a renunciar porque se metió en un grave problema”, según la señora, quien había hecho la denuncia de desaparición en la Comisaría 3ª de Luque.

Doña Gladys Benítez, mamá del joven, llegó a creer que tuvo problemas con policías, porque echó la chapa de su moto. “Me dijo que iba a denunciar, pero ese día llegó muy cansado y no quiso más ir hasta la comisaría. Pero él tiene todos los papeles. La moto no es nueva, pero está bien”, dijo.

Incluso llegaron a pensar que Collante tenía algún enemigo o algo por el estilo.

“Yo digo que alguien le tiene. Y si alguien sabe algo que me diga. Yo quiero saber si mi hijo está vivo o si está muerto, que me digan. Necesito saber qué pasó de él”, había expresado la madre, bastante preocupada.

En Facebook y en los distintos portales informativos en Internet, se compartió mucho el pedido de ayuda para encontrar a Collante, que fue lanzado por sus familiares.

Finalmente, el hombre apareció y deberá explicar qué estuvo haciendo todos estos días, especialmente, durante el fin de semana.

Otro caso: Doña mintió sobre secuestro

María Liz Guillén Romero (26) denunció que cuando estaba esperando colectivo, en el centro de Ciudad del Este, se le acercaron tres supuestos policías y que pidieron G. 1.000.000 para que la liberaran.

La fiscala Estela Mary Ramírez indicó que no hay elementos para confirmar el hecho denunciado. Luego surgió la versión de que la mujer salió de su trabajo y se fue con un supuesto amante, y que al no poder justificar la tardanza, decidió inventar todo.

Dejá tu comentario