Extra

Actualidad

"Quiero abrazar al policía que me ayudó para ver a mi club"

Abuelo fue alzado por un agente y llevado hasta las gradas del estadio. El don de 73 años vive solo en una casa alquilada, en Itauguá.

Emocionado aún por la victoria de su querido Olimpia de Itauguá, Sergio Helio Tottil (73) recibió al equipo de EXTRA ayer en su casa. Sentado y tomando tereré, contó que a los 14 años comenzó a jugar al fútbol. Ya de adulto viajó a la Argentina, donde estudió medicina, pero por culpa de un accidente no pudo terminar la carrera.

“Yo amo a mi club, cada vez que juega sí o sí me voy. Salgo temprano de mi casa y despacito voy caminando. Casi siempre me encuentro con conocidos que me alzan y me llevan. También soy fanático de Olimpia. Antes me iba a donde jugaba, pero ahora ya no puedo”, expresó el don.

En cuanto al policía que le alzó y llevó ka’iro desde la entrada hasta las gradas de la cancha, don Totil se mostró muy agradecido. “Quiero encontrar y abrazar al policía que me ayudó para ver a mi club”, dijo emocionado. Don Helio vive solo, en una casa alquilada cerca de la Municipalidad de Itauguá. A los 25 viajó al vecino país, donde comenzó a estudiar medicina, se casó con una de sus compañeras y tuvieron un hijo. Pero en una ocasión, su señora dejó prendido el gas, don Tottil se intoxicó y estuvo al borde de la muerte. Algunos hasta dijeron que su lapa quiso matarle, pero él asegura que solo se trató de un accidente.

Estuvo grave durante cinco días y quedó con secuelas, afectando la movilidad del lado izquierdo de su cuerpo y el habla. “Lo que me pasó me obligó a dejar la carrera, pues tenía que dar un examen oral y a mí no me salían las palabras”, contó. Por su discapacidad, obtuvo una pensión que cobra hasta ahora, pero ya casi no le alcanza, pues como el peso bajó, solo cobra unos G. 800.000.

NECESITA AYUDA

Años después, se separó de su esposa, quien se volvió a casar con otro. Don Helio vino a Paraguay, pero ahora necesita ayuda, reveló un conocido. “Ojalá que le regalen para su casita, porque solo vive de su pensión, que es poco. Los vecinos le pasan comida, todos le quieren acá porque es buena persona, pero si hay otras que lo quieran ayudar, le vendría muy bien”, dijo Joel Báez, su vecino. Para ayudas: (0991) 501 661.

Dejá tu comentario