Actualidad

Primera boda comunitaria durante pandemia ilusiona

Novios viajarán desde Canindeyú para dar el "sí" donde se conocieron.

Blanca Fernández (41), de Nueva Esperanza, Canindeyú, viajará hoy con su marido y sus dos hijos hasta Asunción para dar por fin el “sí” tras 15 años de estar casados por civil.

Todavía tiene guardado el vestido que iba a usar en ese entonces y si no le queda, lo usará su hija de 12 años que va a ser su cortejo.

“Es un plan divino. Era algo que queríamos concretar hace tanto tiempo. No pudimos porque nos faltaban documentos de los padrinos”, recordó.

La pareja será una de las 15 de la boda comunitaria que se realizará este sábado en la parroquia San Pablo, de Asunción.

“A todos los que se casan les digo que siempre hay que tener a Dios presente porque vivir en unión con una persona totalmente diferente a uno no es fácil”, dijo.

WhatsApp Image 2020-12-22 at 11.55.40.jpeg
La familia González Fernández hará un viaje de más de seis horas desde Canindeyú.
La familia González Fernández hará un viaje de más de seis horas desde Canindeyú.

Ella es docente y su marido Juan González (42) agromecánico. Ambos eran asuncenos, pero Fernández recibió una muy buena propuesta de trabajo y se mudó.

“Estaba embarazada de dos meses de mi hija. Luego de un mes se mudó también mi marido. Aquí encontramos un lugar más próspero para la docencia”, comentó.

Indicó que desde 1998 son novios, se conocen desde que eran unos colegiantes.

Es la primera

Maura Bogarín, del Movimiento Sagrada Familia de la parroquia San Pablo, contó que esta es la primera boda comunitaria que realizan en marco de la pandemia del COVID-19.

Cada pareja formará su grupo de hasta 10 personas que podrán entrar al templo, incluyendo a sus dos padrinos. Todos contarán con tapabocas.

Contó que van a estar separados y ubicados de manera que no se aglomeren. Los novios deberán hacerse cargo de su peinado y vestido si es su elección, aclaró.

También tendrán que estar previamente casados por civil. Bogarín afirmó que estos eventos los empezaron a realizar en 2016. Tenían programados más para este año pero no pudieron concretar por el COVID.

Parejas felices

El párroco Christhian Egemonye destacó que este casamiento comunitario busca que las parejas vivan más felices acercándolas a Jesús.

“Facilitamos a las personas que tienen muchas trabas con documentos. A los que no están bautizados les bautizamos, les damos primera comunión”, destacó.

Las 15 parejas provendrán de distintas ciudades como Nueva Esperanza, Lambaré, Ñemby, Ypané y J. A. Saldívar.

“Hace falta un empujoncito cuando uno está más tiempo de concubinato. Estábamos casados por civil pero con el casamiento religioso uno empieza a dimensionar a partir de que uno empieza a conocerle a Dios. Tenemos tres hijos”, destacó Arnaldo Giménez, novio comprometido de J. Augusto Saldívar.

Dejá tu comentario