Extra

Actualidad

"Prestame un poco tu hijo", dicen a los padres

Operativo se hizo en la zona de la terminal. Estaban expuestos al frío y a las drogas. Agarraron a adultos con denuncias por explotación laboral y sexual. Funcionario explicó crudamente el modus operandi de los explotadores.

Funcionarios del Ministerio de la Niñez, el INDI, la Defensoría del Pueblo, agentes de la Policía y de la Unidad Antitrata de la Fiscalía rescataron hoy temprano a más de 10 niños indígenas que estaban en una situación muy delicada cerca de la Terminal de Asunción.

Las familias estaban en carpas improvisadas en un patio baldío y las criaturas inhalaban cola de zapatero para hacer pasar el frío y el hambre.

En el lugar estaban unos 15 menores de edad y entre 15 y 20 adultos. Los funcionarios encontraron latas de cola de zapatero, cuchillos, restos de comida.

Los adultos fueron llevados a la Comisaría 15 Metropolitana para revisar sus antecedentes, porque algunos de ellos tienen denuncias por explotación laboral y sexual y por violación del deber de cuidado.

Los niños fueron llevados a albergues del Ministerio de la Niñez y Adolescencia, según el informe de Noticias Paraguay. Luego, varios serán trasladados hasta la comunidad "Punta Porà", de Juan Manuel Frutos (Caaguazú).

Uno de los funcionarios intervinientes, Eduardo Sosa, del Ministerio de la Niñez y la Adolescencia, dijo que hay casos de niños indígenas que son traidos por los líderes para las manifestaciones y luego ya se quedan en Asunción.

"Eupurukami chéve ne memby (prestame un poco tu hijo)", es el pedido usual que hacen a los familiares para traer a las criaturas que luego terminan siendo explotadas en la zona de la Terminal y otros lugares, segùn explicó Sosa, que es director de Promoción y Protección de Derechos del Ministerio de la Niñez y la Adolescencia (MINNA).

Explicó que hay casos de niños rescatados ya en forma reiterada inclusive, con problemas de drogas, a los que sus familiares ya no quieren recibir. Los chicos "son explotados por adultosque le mandan a pedir dinero en la calle y después les venden cola de zapatero como un mecanismo de agresión”, sostuvo Sosa, en conversación con radio Mil.

Dejá tu comentario