Extra

Actualidad

Preparan “artillería pesada” para marchar contra Ibáñez

Embed
“PC del pueblo”. La casa del diputado Ibáñez ubicada sobre Alas Paraguayas y Pacheco, en Asunción, fue bautizada como el “PC ciudadano”. Aseguran que los escraches continuarán.

“La consigna es hacer que la gente se despierte, que no tengan miedo de defender sus derechos y que los políticos sepan que los que mandamos somos nosotros”, dijo Liz Rodríguez de manera tajante. La mujer, quien tiene un grupo de WhatsApp con casi 200 integrantes, aseguró que el objetivo es uno solo: que el diputado José María Ibáñez (ANR) renuncie.

Liz contó que todo está listo para la gran marcha que se llevará a cabo hoy desde las 18:00 frente al Congreso Nacional. “Estamos preparando carteles, pasacalles, hasta Judas kái, para hacer sentir nuestro repudio a los políticos corruptos”, expresó. Reveló que su grupo tomó como “puesto de comando” la casa del legislador, ubicada en Alas Paraguayas y Pacheco de Asunción.

“Ahí nos juntamos y sorteamos entre la lista de diputados que votaron en contra y los que se abstuvieron, luego nos dirijimos hasta la casa del sorteado para el escrache correspondiente”, contó. Esta rutina, según Liz, no se detendrá.

UNA no te calles Paulo Cosetti, alumno de Derecho de la UNA, pidió llenar hoy la Plaza de Armas. “Hay que exigir el total rechazo del acuerdo antipatria y entreguista de Cartes-Macri en Yacyretá, así como también la renuncia del diputado Ibáñez por los casos de corrupción apañados”, señaló. Miembros de todos los centros de estudiantes de la UNA se unirán para alzar su voz de repudio al “blanqueo” del legislador.

Desde la organización pidieron llevar la camiseta de la selección paraguaya, banderas tricolores, carteles y algún distintivo de cada facultad. Pidieron evitar ropas que hagan alusión a partidos políticos. Y, desde el barrio San Luis de San Lorenzo, Don Luis Coronel también movilizó a sus vecinos y aseguró que estarán presentes para dar su apoyo a los jóvenes y así repudiar los hechos de corrupción que salpican a los políticos.