Actualidad

Por la crisis, empeñan sus autos hasta por G. 3.000.000

Casas de préstamos prendarios no dan abasto en la cuarentena.

¡Hendy! Por la crisis, las casas de empeño se volvieron salvatore para muchos. Tanto, que en las últimas semanas varios locales tuvieron que cerrar sus puertas porque ya quedaban sogue de tanto que la gente lleva sus cosas y no retiran más.

Sergio Acosta, de “Hendyve Empeños”, contó a EXTRA que dejó el negocio por ahora, debido a un montón de personas que se iban por día para empeñar sus cosas y le obligaban con amenazas a que acepte lo que le llevaban.

“Tengo un depósito enorme de cosas ajenas ahora y no tenía dinero porque la gente ya no retira por sogue. Algunos hasta con cuchillo me amenazan para que agarre sus cosas, están desesperados”, contó el comerciante.

Coches

Acosta mencionó que partir de mayo le comenzaron a llover las personas con sus cosas. “Al inicio traían solo las pequeñas cosas, como secadores, licuadoras y demás, ahora ya están más que desesperados y quieren empeñar hasta sus autos”, afirmó.

Basilio Mendoza, de “Autoempeño”, de San Lorenzo, dijo que varios empeñan sus vehículos hasta por G. 3.000.000.

“Les digo que no tengo plata para pagarles por el auto ahora, pero me insisten, me dicen que necesitan demasiado y que me van a dar por cualquier 5 a 3 millones, hasta que consigan plata y vuelvan a retirarlos”, relató.

Normalmente los empeños de autos se pagan atendiendo la marca y el modelo y no son menos de G. 10.000.000, señaló el comerciante. “Hasta ahora tengo 5 autos en mi patio, hace dos meses que nadie los retira porque no tienen”, indicó Mendoza.

Días malos

Federico Páez, de Limpio, aseguró que vive en una “miseria” y que lo único que no empeñó todavía de su casa es su cama.

“Tengo dos hijos y perdí mi trabajo en marzo, hasta ahora ni changas encuentro, no pensé llegar a dar mis cosas por hambre”, dijo.

“Son letrados”

“Son demasiado letrados los de la casa de empeño, ahora más que nunca hacen su agosto con nuestra necesidad. La vez pasada me empeñaron mi computadora de G. 3.000.000, solo por G. 150.000, dicen que muchos le dan hasta más barato que eso”, dijo Rocío Mereles, de Fernando de la Mora.

“Por necesidad”

“Me llevó 10 años de ahorro comprarme mi autito, lo empeñé hace 15 días para pagar mis cuentas y darle de comer a mi familia. Solamente trateando mucho me dieron G. 7.000.000. Por necesidad uno hace lo que se venga ya nomás”, lamentó Diego Cáceres de Villarrica.

Delivery para empeñar

Jorge Torales, dueño de una casa de empeños de Ciudad del Este, comentó que por la cantidad de gente que pide vender sus cosas, recorre con una camioneta casa por casa para que nadie salga.

Sexo como forma de pago

Algunos dueños de casas de empeño dijeron que algunas mujeres les hacen hasta propuestas sexuales como “método de pago” para retirar sus cosas empeñadas antes de que las revendan.

No reciben: ropas ni juguetes

Las casas de empeño coincidieron en que ya no aceptan de empeño: ropas, championes, osos de peluche, juguetes, cubiertos, joyas de plata ni autos de modelos muy viejos.

Lo que más empeñan en la cuarentena:

1. Televisores.

2. Equipos de sonido.

3. Heladeras.

4. Planchitas.

5. Bicicletas de niños.

6. Celulares.

7. Motocicletas.

8. Cadenas, pulseras y hasta dientes de oro.

9. Automóviles.

Dejá tu comentario