Extra
Destacados

Actualidad

Por G. 58 entró a Informconf y nadie le quería dar trabajo

Una cliente cuenta que una telefonía le hizo la vida de cuadritos. Denunció que varias empresas retienen pagos por ínfimas sumas y no avisan. Muchos se enteran que están en la lista de morosos recién cuando solicitan algún crédito.

Ruth Galeano se unió a la larga lista de gente que fue vilmente afectada por empresas que no perdonan ni un solo guaraní.

La mujer quedó desempleada justo cuando pretendía pagar todas sus deudas, entre ellas la última cuota de un plan. Las cosas fueron de mal en peor, Ruth no conseguía otro trabajo.

Durante 9 largos meses la chica pasó una odisea ya que no tenía oportunidad laboral porque figuraba en Informconf.

Con ayuda de su familia logró saldar varias de las cuentas que contrajo, pero aquel último pago a la telefonía quedó pendiente.

“Debía G. 105.000 que luego subió a G. 200.000”, contó a EXTRA.

En cuanto encontró un trabajo, ella canceló esa suma. “Pagué y me fui a mi casa tranquila, por fiiin pude, dije”, recordó.

Cinco meses después quiso quitar un préstamo y en la financiera le rechazaron el pedido. “Me dijeron que estaba en Informconf, ni idea tenía por qué siendo que ya no debía nada”, contó.

Allí le manifestaron que la telefonía le reportó como morosa.

No ingresaron pago

“Fui a reclamarles ya que había pagado todo y sin remordimiento me dicen que faltó pagar G. 100, que por eso la alta suma que pagué no ingresó en el sistema y por ende me mandaron a Informconf, allí figuraba aún que debía G. 200.000”, refirió.

Quiso pagar en un Aquí Pago, pero el que atendía le explicó que mínimo debía abonar G. 5.000. “No iba a regalar más de G. 4.000, él nomás por buena onda ya hizo figurar como pagado’”, contó.

Pero lo más insólito del caso es que la suma por la que estuvo tanto tiempo en falta ni siquiera fue G. 100 como le dijeron inicialmente, sino G. 58. “Me indigné aún más. ¿Cómo me manden a Informconf por una suma que no se puede pagar?”, lamentó.

Días después del pago comprobó que ya no figuraba en esa lista.

La doña lamentó que la firma no la haya contactado. “Te crean serios problemas y muchos ni enterados están”, concluyó.

Una cuenta de G. 3.576 en una telefonía

Noemí Martínez, en tanto, contó que por G. 3.576 una empresa de telefonía le ingresó en Informconf.

“A mí me mandaron a Informconf por G. 3.576. Me explicó mi contador cómo ellos se manejan y me fui a pagar. Las empresas grandes trabajan así. Tuicha me plagueé, ellos no explican bien cómo funcionan estas cosas. Pero así como ellos cobran hasta el último centavo así deben dar el vuelto y reconocer al cliente”, dijo.

Deuda de G. 100.000 en casa de electrodomésticos

Doña Clara Fernández contó que le pasó algo similar, pero con una empresa deL rubro de electrodomésticos.

“Fui a pagar en la caja, era mi última cuota, la pagué y luego quedó un saldo de G. 100.000, supuestamente. Me pusieron en Informconf, pero esta empresa nunca me llamó. Yo me enteré cuando fui a pedir un préstamo. Tuve tanta ira...”, manifestó.

Redondear sí o sí, dice Sedeco

Instan a afectados a denunciar los casos.

La Secretaría de Defensa del Consumidor y el Usuario (Sedeco) explicó a EXTRA que desde 2014 existe una resolución que prohíbe estas prácticas.

“Los precios de todos los productos y servicios ofrecidos al consumidor final deben ser adecuados a las denominaciones de las monedas circulantes vigentes G. 1.000, G. 500, G. 100 y G. 50”, mencionó Mirtha Montiel.

Explicó que desde entonces no se debía fijar precios que involucren monedas de baja denominación (1, 5, 10 guaraníes) que ya no están en circulación.

Así también, dijo que desde entonces los valores deben ser redondeados a favor del cliente. Las empresas que no regularicen sus sistemas podrían ser, incluso, sancionadas.

“Instamos a los afectados a denunciar en www.sedeco.gov.py estos casos y haremos el seguimiento”, expresó.

Dejá tu comentario