Extra
Destacados

Actualidad

Polis están presos por entrar a robar en casa de un estafador

La Fiscalía sospecha de que podrían haber actuado en complicidad con el estafador para quemar evidencias.

Era poco después de la 01:30 de la madrugada del 1 de enero, cuando el móvil 541 de la Comisaría 54 Central estacionó frente al edificio JS, entre las calles Bruno Guggiari y Las Palmas, del barrio Valle Ybaté de Lambaré.

Esposado y escoltado por dos policías, Jaime Daniel Escobar Ferreira (47) llegó a su domicilio, del que se retiró aproximadamente cuarenta minutos después.

Escobar, con 17 antecedentes por estafa, fue detenido el 31 de diciembre, un día antes de la clandestina visita a su residencia. En principio se creyó que podría tratarse de un robo por parte de los policías en perjuicio del estafador.

Todo fue descubierto tres días después, cuando la fiscala Gladys González encabezó un allanamiento en el mencionado domicilio. “No hubo denuncia. Yo de oficio actué. Allané la casa y encontré todo revuelto”, relató la agente.

Los polis de la comisaría del barrio Lote Guazú de San Lorenzo no contaron con la astucia de la investigadora, que enseguida sospechó de algo raro y fue directo a echarles un ojo a los circuitos cerrados. Grande fue su sorpresa al ver a los uniformados entrar y salir con el detenido.

Llevaron evidencias

“Las cosas que se sustrajeron del lugar del hecho considero que son las evidencias que yo justo me fui a buscar unos días después en un allanamiento. Se apuró el detenido en hacer sacar y hacer desaparecer con ayuda de la policía”, refirió la fiscala, asegurando que sospecha que los efectivos actuaron en complicidad del detenido.

Fueron detenidos: el comisario Alberto Quiñónez y tres subalternos: los oficiales Héctor Javier Silguero, Simón Osorio Amarilla y Jéssica Noemí Rodríguez. “El comisario dijo que fueron a buscar un remedio porque el detenido se sentía mal, pero no condice con el libro de novedades”, finalizó.

Armó feroz lío en la cancha por olimpero

El polémico comisario ya había estado en el ojo de la tormenta luego de protagonizar un bochornoso espectáculo en el estadio Defensores del Chaco, cuando siendo subjefe del departamento de Eventos Deportivos de la Policía fue captado por las cámaras de televisión provocando a la hinchada cerrista, haciendo referencia a la franja olimpista en un encuentro entre el Ciclón y Sol de América.

Él justificó que fue un “malentendido”, pero fue separado del cargo y sometido a un sumario administrativo.

5 cargos contra los agentes

Fueron imputados por: robo, obstrucción a la restitución de bienes, frustración de la persecución penal, realización del hecho por funcionarios y reducción.

Dejá tu comentario