Actualidad

Poli también peló su feroz tatuaje

Defendió a la profe de primaria. A él no le criticaron, le dijeron "churrazo".

Todo un guyryry se armó en las redes sociales luego de que EXTRA diera a conocer la historia de la profe de primaria, Estela Villalba, tras ser criticada por tener el brazo repleto de tatuajes.

El suboficial Christian Cambra (42), de Ciudad del Este, no quiso quedarse atrás y peló en las redes un enorme tatuaje que tiene en el brazo, diciendo que no se siente “menos policía” por eso.

El uniformado contó a EXTRA que él vive la misma discriminación que la docente, pero en su profesión de policía.

“A mí me dicen que esto es cosa de Satanás y que debo sacarme, pero no me importa, me gusta. Los policías también pueden usar tatuajes”, indicó Cambra.

Explicó que las rayas de su tatuaje son símbolos que usaban los guerreros indígenas de nuestro país y que se los mandó pintar porque él también se siente un “guerrero” en su profesión. Se hizo los dibujos recién al salir de la academia.

“Los que más me critican son los creyentes. Yo creo en Dios y siento que el espíritu es su templo real y eso es lo que no se tiene que manchar con maldades”, mencionó. El agente señaló que sus compañeros policías no le dicen nada, pero que le miran “raro”.

Club de fans

Las fotos del poli se viralizaron en las redes sociales, no por su plagueo, sino porque era muy churro para las chicas. Incluso, ya le crearon un club de fans. “A vos todo te queda lindo, churrazo, me enamoré”, le comentaron.

Policía.jpg
El poli se ganó hasta un club de fans tras su protesta.
El poli se ganó hasta un club de fans tras su protesta.

“Yo me cuido mucho el cuerpo, no como carne y hago muchísimo ejercicio todos los días”, expresó. El esteño está casado y tiene una hija.

Discriminación

El suboficial Cambra pidió que se deje de juzgarle a la gente por sus tatuajes. “No somos carceleros ni drogadictos”, dijo. En tanto, los postulantes rebotados por bajitos o tener tatuajes ayer pidieron a la Defensoría del Pueblo que intervenga la Academia por discriminación.

Dejá tu comentario