Extra

Actualidad

Polémica por uso del fósforo anticonceptivo

Médicos católicos hablan de efectos colaterales.

El Consorcio de Médicos Católicos emitió un comunicado en contra de la disposición del Ministerio de Salud de implantar “el fósforo”, un anticonceptivo subdérmico, que se colocan las adolescentes.

Según explican en el documento, este método tiene varios efectos colaterales que dañan la salud, como el trastorno de sangrados menstruales, ansiedad, depresión y hasta aumenta la posibilidad de tener cáncer a las personas predispuestas.

Así también, el Comité de Adolescencia de la Cátedra de Pediatría de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA, justamente uno de los lugares donde se realiza el procedimiento del implante, está en desacuerdo. “Se propone hacer la intervención sin el consentimiento de los padres”, acusan.

Leé también: Masiva concurrencia en el primer día de colocación de anticonceptivos subcutáneos

Al respecto, el doctor Ramón Battaglia, jefe de Cátedra y Servicio de Ginecología de Clínicas explicó que las directivas vienen del Ministerio, y que ellos “cumplen responsablemente con lo dispuesto”.

“Hay psicólogos, nutricionistas y otros que forman un equipo multidisciplinario que se encarga de informar cómo es el sistema. Cuáles son las opciones que tienen. Se llena un formulario y firman los padres o tutores”, dijo el médico.

Bataglia agregó que de 30 personas (de todas las edades) que asisten al nosocomio, solo 3 o 4 se colocan el subdérmicos, ya sea porque eligió otro método o porque no cumple con otros requisitos. Insistió que sí se realiza charlas sobre enfermedades sexuales.

Dannia Ríos, miembro Provida indicó que también emitirán un comunicado en contra de este método. “Lo que están haciendo es anticonstitucional. Está alentando además, a que se comenta un hecho punible, porque tener relaciones entre menores o con menores es punible. Además, confunde a los jóvenes porque creen que ya son inmune a las enfermedades de transmisión sexual”, expresó.

Se puede aplicar desde los 14 años

El anticonceptivo subdérmico es un plástico del tamaño de un fósforo, que por dentro tiene incorporado una hormona, que es un progestágeno, que es igual a la hormona que produce el cuerpo de la mujer. Esa hormona se va liberando continuamente durante 3 años y lo que hace es inhibir la ovulación y así evitar el embarazo. Actualmente, el Ministerio de Salud autorizó que este método pueda ser utilizado desde los 14 años.

Dejá tu comentario