Actualidad

Polémica: entre los médicos cañean a los "privilegiados"

Observan que muchos se anotaron como terapistas.

Las escasas vacunas contra el COVID fueron motivo de pelea ayer en el Hospital Materno Infantil de Trinidad, Asunción.

Los sindicalistas de este centro asistencial casi expulsaron a los médicos del INERAM y de otros hospitales.

“Ningún médico de Trinidad creo que va a ser vacunado y ahí comenzó la pelea”, mencionó uno.

Inclusive circuló un video donde una sindicalista (supuestamente médica) le empezó a preguntar a cada uno de los que formaban fila de dónde eran y todos respondían que del Geriátrico del IPS o del INERAM.

“¿Por qué no se van a sus respectivos hospitales a vacunarse?”, le cuestionó a sus colegas con voz prepotente. Hasta que un médico le pregunta educadamente “¿Y vos?”. A lo que responde sarcásticamente: “Yo soy de acá, y no voy a recibir la vacuna porque ustedes son los privilegiados”.

Médica que se queja.mp4

En respuesta a este incidente, el Ministerio de Salud aclaró que cualquier profesional puede vacunarse en un hospital donde no presta servicio.

Embed

Líos

En Trinidad cañearon a una administrativa. Se trata de Isidora Ortega, quien se encarga de recibir recetas para entregar a los terapistas. Esto pudo ocurrir porque su director le puso en el grupo del pabellón de contingencia, aclaró Dorys Roig.

Atendiendo a que de repente todos dicen ser terapistas para recibir la vacuna, la directora del Hospital de Itauguá, Yolanda González, propuso que se les pida certificado de trabajo.

"Nada me pasará"

Mirian Arrúa (35) marcó el comienzo de la vacunación cuando el ministro de Salud, Julio Mazzoleni, le inyectó la Sputnik V en el Hospital Nacional de Itauguá.

“Hay sentimientos encontrados pero tengo la seguridad de que nada va a pasar. No sabía que iba a ser la primera en vacunarme contra el COVID”, mencionó la enfermera.

Esta enfermera con 13 años en dicho hospital dijo a los que están inseguros con vacunarse que no tengan miedo.

“Muy contenta aunque vamos a tener más motivos para festejar cuando más población tenga acceso a la vacuna. Me siento afortunada, creo que es una oportunidad que nos da cierta tranquilidad aunque no es sinónimo de que uno debe dejar la prevención”, afirmó Tania Paiva, terapista del Hospital Nacional de Itauguá.

Dejá tu comentario