Extra

Actualidad

Piropearon a su doña y armó tremenda pelea con rallysta

Protagonistas de los dos videos virales justificaron su actuar.

Un fanático del motor, que protagonizó un moquete dentro del autódromo Rubén Dumot, ex Aratirí, quedó tras las rejas de la Comisaría 8ª Central. El video se hizo viral en las redes.

La policía llegó al sitio y fueron recibidos con botellazos de vidrio. Uno de los moqueteros huyó pero, Abdon Arzamendia Rodríguez (38) fue detenido.

Había sido todo el desastre empezó porque un borracho intentó propasarse con su señora L.M.V (28), según la explicación del detenido a los uniformados.

Sin embargo, otros espectadores señalaron que el hombre no se acercó a la chica y que solo lanzó un piropo, pero Arzamendia reaccionó muy mal.

De todas maneras, Abdon solo pasó la noche en la Comisaría. Luego, el fiscal Víctor Villaverde ordenó que lo dejaran en libertad.

Embed

Choque de motores

El segundo video, donde se ve a dos camionetas chocándose, también tuvo sus repercusiones. Los amantes del rally no se quedaron con los brazos cruzados, averiguaron los datos de la chapa del Nissan Terrano y lo escracharon por “cachafaz”.

El vehículo está a nombre de Miguel Ramón Orrego, aunque ignoran si el mismo estaba al mando del vehículo.

El conductor de la Nissan roja, es miembro de “Garga Team”. La página oficial del grupo publicó el descargo del escrachado: “Me gustaría aclarar todo el quilombo ocurrido en el autódromo. El único desubicado es el conductor de la camioneta azul que embistió por mí sin ninguna razón. Yo estando en mi sano juicio, sin una gota de alcohol, reaccioné igual. Todos vieron que esta persona intentó tumbar mi camioneta”, expresó.

Embed

Los fanáticos del deporte pidieron que se prohíba la entrada a estas personas. “Los que se reventaron con su camioneta serán denunciados por exposición al peligro. En uno de los vehículos iba una criatura”, dijo Edgar Molas, director del Touring y Automóvil Club Paraguayo.

Vecinos ven y sufren de todo

Los vecinos del ex Aratirí, están hartos de los fanáticos del motor. La abuela Genara Sneap, dijo que ha aprendido a vivir entre el polvo.

“Todos los fines de semana comemos arena. Sufro de alergias, los niños también. No podemos sentarnos en el patio, ni colgar la ropa, ni hacer asados”, dijo.

Por su parte, la señora Lidia Ramos, dijo que nadie los escucha. “El alcohol y el descontrol, mueven mucho dinero. La gente acampa por acá y es un loquerío”, lamentó.

doñas.jpg
Lidia Ramos y Genara Sneap.
Lidia Ramos y Genara Sneap.

Temas

Dejá tu comentario