Actualidad

Piloto fue para reconciliarse con su doña y lo asesinaron

Policía indaga el móvil del crimen, lo único que se descarta es robo.

Ansioso por ver a su esposa luego de un mes distanciado de ella, Richard Leonardo Sosa Espinoza salió de la casa matrimonial en Luque, hacia Mariano Roque Alonso.

Desde diciembre, su esposa Gabriela Gutiérrez Codas vivía en casa de su padre, el comisario en situación de retiro, don Lázaro Gutiérrez Ortiz, de 60 años.

Eran casi las 21:00 horas del lunes, cuando Richard estacionó su lujoso BMW frente a la casa de su suegro.

Él descendió de su coche para buscar las cervezas que compró y que dejó en el maletero, pero la muerte ya lo estaba acechando. Gabriela lo vio llegar e ingresó a su casa para buscar la llave y abrir el portón, ínterin en que dos personas a pie se acercaron a su marido.

Un breve forcejeo acabó con la explosión de un disparo. El piloto de 45 años recibió el impacto en el lado izquierdo del hombro, sin orificio de salida. La pareja había tomado distancia a causa de la infidelidad del hombre.

Pero esa noche, el aviador acudió a la casa para compartir una amena cena de reconciliación con su esposa, prueba de ello fueron dos anillos y un pasaje para volar a los Estados Unidos que llevaba en el bolsillo, según confirmó la fiscala Luciana Ramos.

piloto asesinado.jpg
El piloto bajó del auto, abrió el maletero y fue atacado. Al sufrir el impacto, corrió unos metros y cayó.
El piloto bajó del auto, abrió el maletero y fue atacado. Al sufrir el impacto, corrió unos metros y cayó.

Se encerraron

Su joven esposa de 25 años no pudo más salir, pues al ver la escena, Lázaro, su padre, la obligó a entrar a la residencia y las puertas ya no se abrieron.

“La actitud del suegro fue un poco rara. Ni siquiera fue él quien llamó a la policía, fueron los vecinos”, mencionó a EXTRA el comisario Feliciano Martínez, jefe de Investigación de Delitos de Central.

La familia permaneció en el interior de la casa y se negó a conversar con los intervinientes, hasta las 3:30 de la mañana, momento en que la fiscala consiguió una orden de allanamiento.

“De allí incautamos una escopeta, un revólver, celulares (cinco) y las imágenes de circuito cerrado. Esas van a ser importantes para saber qué pasó”, detalló el uniformado.

casa del suegro caso piloto.jpg
El hecho ocurrió frente a la casa de su suegro, donde vivía su esposa.
El hecho ocurrió frente a la casa de su suegro, donde vivía su esposa.

Ambos eran pilotos de aviación civil

La diferencia de edad para Richard y Gabriela no fue impedimento para hacer volar su amor casi literalmente, pues ambos eran pilotos de aviación civil de profesión. Ellos recorrían el país y el mundo haciendo vuelos privados, comentó el comisario Martínez.

“Se les contrataba para traslados particulares, ellos no hacían vuelos comerciales”, refirió el agente investigador. Hasta el momento se desconoce el móvil del crimen.

Martínez mencionó que la única hipótesis descartada hasta ahora es un robo, pues los asesinos huyeron sin llevarse pertenencia alguna de la víctima, situación que llamó aún más la atención.

Dejá tu comentario