Actualidad

Piden que restos de Madame Lynch vayan al Panteón de los Héroes

Diputadas presentaron un proyecto de ley para que sea colocada junto al Mariscal López y el coronel Panchito López.

Que la urna de Madame Lynch vaya al Panteón de los Héroes es la propuesta de las diputadas Esmérita Sánchez (PLRA) y Rocío Abed (ANR).

No es la primera vez que alguien hace esa solicitud, solo que nunca prosperó.

“Hasta ahora hay una presión política muy fuerte para que no se reivindique la figura de López y, por supuesto, de Elisa”, sobre todo por influencia brasileña, dijo la historiadora Noelia Quintana.

Ella asesoró a las legisladoras para el actual proyecto presentado la semana pasada, y contó que además piden que se le dé la nacionalidad paraguaya honoraria post mortem.

Se señalan varios méritos durante la Guerra de la Triple Alianza:

-Amadrinó al ejército

-Cavó trincheras con otras mujeres

-Fue enfermera en la batalla de Curupayty

Por no haber huido de la guerra, porque dio muchos hijos al país y cuidó también a los que no eran suyos; por acompañar al Mariscal López hasta su último suspiro y porque él mandó levantar el Oratorio de la Virgen de la Asunción para su familia, aseguran que ella debe estar ahí.

Pero también por su aporte a la cultura: llegó con la moda europea, las danzas de la época, los postres, el primer piano con el que se ensayó el Himno Nacional, entre otras cosas.

Incluso, el documento menciona que trajo la rosa y la semilla de la frutilla, con la que Areguá se convirtió en lo que es.

Los restos de quien fue la mujer más poderosa del Paraguay en su época descansan en el Cementerio de la Recoleta, pero sin los honores que rodean a su amado Francisco Solano López y su hijo Panchito.

“No tiene ningún tipo de cuidados, de privilegios, la placa que se encuentra allí está oxidada”, lamentó la diputada Sánchez.

“Creemos que tiene que estar donde se encuentran los grandes próceres. Merecidamente ella tiene que estar al lado de su hijo Panchito López”, añadió.

Tras la guerra, mucho se habló de la irlandesa: que era una “mujer de mala vida” y una arribista cazafortunas.

Bastante le machacaron por ser divorciada, pero Quintana comenta que su familia le hizo casar muy joven con Xavier de Quatrefages, mas él no consiguió el permiso del gobierno francés y el matrimonio fue declarado nulo.

Lynch pasó sus últimos años en Francia, pobre y calumniada. “Reparación y justicia histórica es lo que se debe hacer con ella”, añadió.

Embed

Dejá tu comentario