Extra

Actualidad

Peregrinos mandan a bendecir hasta imagen de San la Muerte

Encargados dicen que tres santos no pertenecen a la Iglesia católica. Ayer se inició el novenario en honor a la Virgen de Caacupé.

Debajo del templo y detrás de una mesa de madera rústica y mojada por los salpicones permanentes, el ministro de eucaristía, Mario Gaona, recibe a los feligreses que hacen una silenciosa fila a la espera de la bendición de los objetos de piedad. El servidor contó que muchas veces tiene que negar la bendición de algunas imágenes, ya que son santos no son reconocidos por el catolicismo.

“Muchos peregrinos vienen y ponen la imagen de San la Muerte, san Expedito y Gauchito Gil, pero no podemos bendecir, ya que no están reconocidas como santos por la Iglesia católica apostólica romana, algunos se enojan pero al explicarle entienden y piden disculpas”, contó el servidor, que bendice las cosas de piedad desde hace 20 años.

Los devotos llevan todo tipo de objetos para que reciban el agua bendita, los más populares son las imágenes de la Virgen, rosarios, libros, velas, pesebres y agua. “Algunos hasta me ponen en la mesa yerba o fósforo. Pero lo que se bendice son los objetos de piedad, algo que sirva para orar”, aclaró el ministro de eucaristía.

En el primer día de novenario, ayer cientos de fieles participaron de la misa central, al igual que en la procesión, que se realizó al rededor de la Basílica. La recomendación de las autoridades es no tomar tereré ni mate durante la misa.

premesro
<p>Eleuterio Funes. Cada año va al novenario.</p>

Eleuterio Funes. Cada año va al novenario.

“Se perdió la tradición de caacupeños”

Sentado, esperando que inicie la misa, don Eleuterio Funes dijo que se perdió la tradición de los caacupeños. “Antes, para el primer novenarios, todos los pobladores de Caacupé se iban hasta Ypacaraí y desde allí caminaban hasta la Basílica, para luego trabajar hasta el 8 de diciembre”, señaló.Añadió que el peregrino pierde el tiempo con el celular, en vez de ponerse a rezar, ya que no solo basta caminar hasta el templo.

Dejá tu comentario