Extra
Destacados

Actualidad

Perdió una pierna, pero él no se resigna a dejar de domar toros

Junior Liuzzi, el torero que supera obstáculos en San Pedro. Sufrió un accidente de moto cuando volvía de su trabajo.

Era una madrugada fría. Junior Liuzzi volvía a su casa con un amigo, luego de hacer lo que apasiona: domar toros. El trayecto estaba oscuro y el cansancio le ganó, por lo que perdió el control de su moto, sufriendo así un grave accidente. En consecuencia, perdió una pierna, frustrando así gran parte de su carrera.

“Yo estuve consciente de todo, incluso le llamé a mi hermano, no me atendió y luego a un amigo, tampoco. Entonces apagué mi celular y metí en el bolsillo y me preparé para morir”, recordó Lizzi.

49337470_1735405256563700_6000644438697705472_n.jpg
Liuzzi es  un ídolo en su círculo de amigos, todos le admiran por su pasión al ruedo.
Liuzzi es un ídolo en su círculo de amigos, todos le admiran por su pasión al ruedo.

El torero llegó a triunfar en los grandes escenarios, hasta que en 2011 le amputaron la pierna, tras aquella madrugada que marcó su vida, pero él no se resignó y, a pesar de que sabe del peligro que representa entrar al ruedo, ya volvió a torear dos veces con su muleta y todo.

“Amo esta profesión, ya no sigo como trabajo, pero voy cada vez que puedo, porque es algo que nadie me va a quitar. Cuando estoy en la corrida de toros ‘che gesto pa, ajesu’upa’, es algo que no puedo describir”, manifestó Junior.

Uber Ricardo Liuzzi (29), oriundo de la ciudad 25 de Diciembre, San Pedro, es proveniente de una familia rural, muy humilde.

Su madre tenía que hacer chipa para el sustento de la casa y su papá era estanciero, trabajaba haciendo changas. En cada fiesta patronal el joven se iba con su familia a los torines.

“Yo siempre miraba a los toreros y decía que quería ser como ellos, pero mis padres no me dejaban ni subir encima de un caballo. Después a los 14 años ya no aguantaba más y me escapé de ellos para ir a entrar a torear. Mi nombre real es Uber Ricardo, pero el finado locutor Gabriel Gabo me puso Junior para montar un toro y para que no me reconozcan mis padres. Después de montar el toro, me bajé y mi mamá estaba esperándome, me trajo de la oreja a casa”, contó.

226380_276505539120044_767495201_n.jpg

Tuvo 12 cirugías y le amputaron

El torero tuvo 12 cirugías (9 de su estómago, 2 de sus piernas y de su cuello). Estuvo 44 días en el entonces Hospital de Emergencias Médicas y perdió mucha sangre. “Cuando me dieron la noticia de que me iban a amputar la pierna mi mamá lloró mucho y yo lo único que dije fue: ndamoñaromo’avéima la toro”, recordó Junior.

El hombre está muy agradecido con Dios y sus amigos que le dieron esa fortaleza que necesitaba en ese momento. Además de donarle sangre. “Después de que volví a casa, yo solo quería llorar y justo en ese ínterin se murió mi abuelo”, declaró.

Captura.JPG

Dejá tu comentario