Extra

Actualidad

PCC siembra el terror en cárcel de Itapúa

Tres intentaron escapar, llevando de rehén a un guardia.

Horas de terror se vivieron ayer en Itapúa, luego de que tres miembros de grupo criminal Primer Comando Capital (PCC) se amotinaran en la penitenciaría regional de Itapúa, conocida como Centro de Rehabilitación Social (Cereso).

Se trata de Raúl Vicente Leiva Piatti, Jackson da Silva y Walter Darío Ayala, quienes dispararon contra guardiacárceles, hiriendo a dos de ellos (Juan Chaparro, subjefe de Seguridad, y Antonio Martínez) y llevándose de rehén al jefe de seguridad, Miguel Medina.

Todo comenzó alrededor de las 17:00 horas, cuando los reclusos amenazaron a los custodios y exigieron que se les provea de un vehículo para escapar del lugar, caso contrario iban a hacer explotar una bomba dentro del penal, según dijeron.

De inmediato, se activaron las alarmas y los mensajes de audio, vía WhatsApp, se viralizaron pidiendo auxilio.

“Libertad, la bronca”, se escuchó decir a uno de los amotinados, quien aseguró que el PCC tiene colocada una bomba “C4; si a nosotros nos pasa algo, la penitenciaría explota”, advirtió.

Luego, pudieron salir de la cárcel, en el vehículo del jefe de seguridad, Medina. Pero el automóvil se descompuso a unos 3 kilómetros del Cereso, donde fueron rodeados por efectivos policiales.

En Asunción, familiares de Medina rogaban por su liberación. “Yo lo único que quiero es que le suelten a mi hermano”, dijo llorando María Elena Medina.

La negociación

Entonces, comenzó una tensa negociación.

Tras varias conversaciones telefónicas, de las que también participó el propio Medina, en algunos casos, para confirmar que estaba bien, los evadidos accedieron a regresar al penal y devolvieron al rehén.

Entre las exigencias, los delincuentes pidieron garantías para sus vidas, que incluía la presencia de fiscales y periodistas, según se informó.

Fueron recogidos en un vehículo que se utiliza para el traslado de internos, que fue conducido por Medina para el regreso, bajo la supervisión del fiscal Enrique Díaz. Una vez dentro del Cereso, entregaron sus armas (una escopeta, un fusil y un revólver).

Era día de visita, dijo ministro

En el penal de Encarnación hay “1.228 internos y 19 guardiacárceles”, dijo el ministro de Justicia, Julio Javier Ríos, quien explicó que ayer era día de visita en el Cereso.

“Estamos lidiando con la organización criminal más peligrosa de Sudamérica (PCC) con elementos del siglo pasado, con penitenciarías del siglo pasado, y estas personas tienen elementos de este siglo”, dijo el secretario de Estado.

Alertó sobre el poder que tiene el PCC.

Dejá tu comentario