Extra

Actualidad

Payé en el fútbol: es mucho más común de lo que se cree

Desde hinchas hasta patrocinadores recurren a "trabajitos", aseguran.

En muchos lugares del país la gente todavía recurre a los payeseros o espiritistas, principalmente para pedirles que le hagan algún “amarre” amoroso, que le curen alguna dolencia o incluso para perjudicar a alguien y que nada le salga bien.

El deporte no escapa a estas cosas ocultas, ya que hay hinchas y hasta dirigentes que están dispuestos a hacer lo que sea por ver ganar a su equipo, contó a EXTRA el pai Wilson Mautto, que sigue el ritual africano llamado candomblé.

Según el espiritista, los “trabajos” pueden estar dirigidos a potenciar al equipo que uno sigue o a debilitar al equipo contrario para que nada le salga bien en la cancha.

En su experiencia, los aficionados de clubes de barrio y equipos infantiles son los que más se preocupan en buscar una “ayudita extra”, aunque también llegaron junto a él, en alguna ocasión, hinchas de un club de primera división.

Estos son algunos de los truquitos que algunos hacen antes de un partido.

1. Atar un sapo

Este es un clásico. Se coloca al anfibio detrás del arco del contrario, atado con el nombre del que se quiere hacer perder. Wilson Mautto contó que en una ocasión le invitaron a un partido en su barrio y uno de los equipos estaba teniendo un muy mal desempeño. Justo vio a una colega suya reír a carcajadas y supo que ahí había algo raro. Fue directo al yuyal que estaba cerca y encontró al animalito atado con una cinta.

2. El muñequito

Se prepara un muñeco de trapo con la misma indumentaria del equipo al que se quiere hacer ganar. Con él se da una vuelta completa a la cancha. “Así él es el que tiene toda la fuerza y es el dueño de la cancha”, comenta Mautto. Añade que es mejor si nadie se da cuenta; por ejemplo, llevándolo debajo de la campera en días de frío. Pero no es que cualquiera puede hacerlo: “eso se consagra”, asegura.

3. Ofrendas a “santos”

Lo otro que también se suele hacer es pedir a los santos de estos rituales espirituales que favorezcan a uno de los competidores. “Se le hace trabajar al espíritu, se le reza al santo. Yo le doy comida y ofrenda, para que el espíritu que está con el equipo sea más fuerte”, explica.

Además de esto, suelen ser comunes los “trabajitos” que se hacen con órganos de animales como vaca, gallina o chancho, que aparecen de vez en cuando por ahí.

El partido que estuvo “empayenado”

El partido entre Olimpia y Santaní en septiembre de 2015 tuvo más relevancia en la previa que el partido mismo, ya que en los vestuarios se encontraron sapos atados con cinta roja y todos culparon a los santanianos. Igual, el Franjeado ganó por 4-0 en aquella ocasión.

Mucho antes, el brujo “Kumanchú” lanzó una “maldición” de 10 años a Olimpia, diciendo que supuestamente Ricardo Tavarelli no le pagó “su parte” tras alcanzar la Libertadores en 2002.

Dejá tu comentario