Actualidad

Paseo central lleno de maniquíes en desalojo

Mudanzas es lo que más hay ahora, según fletero.

Numerosos maniquíes con finísimas vestimentas fueron amontonados en el paseo central de la avenida Defensores del Chaco, en San Lorenzo, el martes de tarde.

Una comitiva policial desalojó un salón de vestidos de novias en una esquina altamente cotizada frente a la Catedral.

“Se venía arrastrando esta situación porque me era imposible cubrir el alquiler y la dueña tiene sus gastos, tiene medicamentos y vive de eso”, contó Cinthia Giménez.

Un total de tres meses es lo que duró hasta el momento la cuarentena, es lo que no podía pagar esta microempresaria que vive de los eventos sociales y celebraciones.

“Los clientes cancelaron todos los pedidos. La señora quería que le pague la totalidad del alquiler. Nada del 40%. Pasé una vergüenza tremenda porque soy muy conocida por ser diseñadora”, mencionó la afectada.

Acción judicial

Dentro del salón desmantelado quedan todavía su acondicionador de aire, cámaras de seguridad y vitrinas. Explicó que accionará judicialmente por apropiación.

29497332_1221681811300796_3839647345576817752_n.jpg
Todos los pedidos de vestidos se cancelaron porque no hay más eventos.
Todos los pedidos de vestidos se cancelaron porque no hay más eventos.

“En el momento del desalojo solo estaba una vendedora, y el oficial de Justicia no permitió que nadie entre a ayudarle a sacar las cosas”, dijo.

La cuenta de la luz tuvo que pagar G. 5.000.000 para estar al día porque supuestamente conectaron a su medidor el consumo del hotel de al lado, denunció.

Ahora Cinthia va a embolsar sus prendas porque no piensa arriesgarse alquilando en esta situación actual en otro local con sus 15 años de trayectoria.

La Ley de Emergencia establece en su Art. 52 que hasta el mes de junio el incumplimiento del pago del alquiler no será motivo de desalojo, siempre que se pague el 40% de la mensualidad. Sin embargo, esta tolerancia no se cumplió en muchos casos.

Mucha mudanza por no poder pagar alquiler

Muchos jóvenes que ya empezaban a hacer su vida independiente volvieron a vivir con los padres para dejar de pagar alquiler, dijo el fletero Gustavo Contreras de Lambaré.

“Desalojados son un 30%, los que salen por no poder pagar son un 50% y los que buscan otro más barato un 20%”, citó.

“Se van resignados donde sea más barato, no importa si estaban en Fernando de la Mora y se tienen que mudar a Itauguá”, remarcó. También hay negocios que cierran.

Dejá tu comentario