Extra

Actualidad

Paraguayo atacado en España se salvó y ya habla

La policía está detrás de un grupo de compatriotas, que le habrían desfigurado la cara al muchacho, con una botella rota.

Tras recibir una paliza y cortes que le desfiguraron la cara en la madrugada del sábado frente a una discoteca de Madrid, el paraguayo Mikel Aquino, de 23 años, se recupera en el hospital 12 de Octubre.

En principio, se creyó que el muchacho había perdido un ojo, pero Mabel Aquino, una de sus hermanas, dijo que el corte en esa parte del rostro fue superficial y que está fuera de peligro.

Al parecer, la víctima discutió con otros cuatro o cinco compatriotas, que le atacaron con una botella rota y se dieron a la fuga. “Habrán discutido por tonterías, yo no sé cómo pasó, nadie va a saber, solamente él (su hermano), pero no recuerda todavía nada”, cuenta la familiar.

Sin embargo, la Policía de Madrid ya habría identificado a los supuestos agresores y en los próximos días se darían las detenciones, según otro de los hermanos del muchacho, Robert Aquino.

Su familia lo está cuidando

Mikel Aquino vive en España desde hace unos siete años y trabaja en una empresa de paquetería. Se casó con otra paraguaya y tienen una hijita de dos años. Los ocho hermanos de la familia Aquino también viven en Madrid y sus alrededores y lo están cuidando.

Para las fiestas de fin de año, vino a visitar a sus padres, que viven en Mayor Otaño, Itapúa, y estuvo un mes con ellos. Hace unos diez días volvió a Madrid y recibió la brutal agresión.

Corría peligro: Ingresó al hospital muy grave

Aquino llegó al hospital con traumatismo craneoencefálico severo, múltiples heridas cortantes y un nivel de conciencia muy bajo, según los médicos, que dijeron que si no despertaba para el domingo sería una malísima señal, pero por suerte ahora incluso habla.

“Estamos contentos, porque el pronóstico de los médicos era muy grave pero por suerte ya despertó”, dijo su hermana Mabel Aquino.

Dejá tu comentario