Actualidad

Paraguaya en España lleva los trenes: "Es una increíble experiencia"

La compatriota fue elegida entre 600 postulantes, desde Barrero Grande viajó para conquistar paisajes.

Cruzando montañas, playas y bosques, Angélica Denis recorre unos 200 kilómetros diarios. La chica de los trenes, de 38 años, se convirtió en la primera paraguaya en España en conquistar el manejo ferroviario de Europa.

A los 20 años, oriunda de Eusebio Ayala, dejó su ciudad para estudiar Administración de Empresas en la UNA, en San Lorenzo. Pero sus fronteras eran mucho más lejanas.

Cursaba el segundo año cuando le hizo caso a su niña interna. “Me hacían mucha ilusión los aviones porque los veía de vez en cuando pasar por encima de mi casa”, contó a EXTRA. Estaba convencida de que su destino era vivir viajando y, cuando una tía le invitó a ir a trabajar en España, aceptó al toque.

“Fue la mejor decisión que tomé en mi vida. Pedí en la facultad mis documentos y vine. Cuando llegué probé en la universidad y me convalidaron”, continuó. Terminó su carrera, cursó otra e hizo una maestría. Trabajó como moza, en bancos e importantes empresas. Pero sus deseos de viajar y seguir conquistando paisajes seguían latentes.

paraguaya maneja trenes en españa.jpg
La paraguaya en España contó que se gana como para vivir muy bien.

La paraguaya en España contó que se gana como para vivir muy bien.

Así se convirtió en conductora de trenes. “Surgió gracias a un amigo. Al principio fui reacia, me parecía de otro planeta. La idea era tan grande pero me picaba la curiosidad”, declaró. “Es una increíble experiencia si te gusta viajar como a mí”, apuntó.

Duro camino

De entre 600 postulantes al año, sorteó duros requisitos. “Se necesita hacer un examen de ingreso teórico y psicotécnico. Cuando accedés, tenés que aprobar el curso teórico y práctico. Luego hacés otro examen para ser ya maquinista”, detalló Angélica.

Liquidado eso, se pulseó en un concurso de oposición pues la empresa Renfe, para la que labura, es estatal. “Es un verdadero honor formar parte y se gana para vivir muy bien. No me quejo”, dijo entre risas.

Siendo mujer, está dentro del 10% de todos los conductores. “Antes éramos el 5%”, dijo. Añadió que para poder hacer el curso hizo un préstamo de 21.500 euros (más de G. 50.000.000) que pagó de a poquito.

Ya son cinco años que maneja los trenes de cercanía y doce que vive en la Madre Patria. Señaló que el laburo es re exigente y precisa un 100% de atención. “Hay mucha gente que se cuela sin pagar y gente que se suicida tirándose enfrente”, reveló. Sobre lo último acotó que anualmente hacen cursos de apoyo psicológico para afrontar eso.

Dejá tu comentario