Extra

Actualidad

Papá valé: sale a vender agua y gaseosas con su hijo autista

Hace siete años su esposa falleció de cáncer y quedaron solos. No puede dejarlo en casa, ya que se escapa y además es hiperactivo.

Tomando del brazo a su hijo, don Blas Antonio Azar comienza su día laboral, vendiendo gaseosas y agua, en la Terminal de Ómnibus de Coronel Bogado, Itapúa. Su retoño sufre de autismo y no tiene con quién dejarlo. Hace 7 años enviudó y desde entonces es padre y madre a la vez.

“Ya no puedo dejarlo solo, se escapa, rompe todo para poder salir, ya que no le gusta estar encerrado” dijo con lágrimas en los ojos el señor. Anteriormente lo dejaba dormido y salía a vender los productos, pero ahora que ya tiene 15 años la situación se está volviendo complicada. “Si él se va conmigo vendo menos, porque estoy más pendiente de él y la plata ya no me alcanza” lamentó.

En varias oportunidades el menor ya se escapó de la casa para ir a la terminal junto a su padre y eso resulta peligroso, ya que debe caminar unos 3 kilómetros y cruzar varias rutas. “Una vez se escapó de madrugada, por suerte le encontré y le llevé a la comisaría, desde entonces suelo ayudarlos, porque realmente necesitan” contó Graciela Palacios, que cada mes lleva al chico al hospital, para que le den los medicamentos y evitar así que no se ponga agresivo.

El chico sufre de autismo e hiperactividad y requiere de un cuidado especial, por lo que en estos últimos días su papá ya no va a trabajar para poder cuidarlo.

“Lastimosamente acá no hay un lugar donde pueda dejar a mi hijo para que le cuiden como se merece, mientras yo trato de conseguir para el pan” lamentó el hombre, que vive en el barrio San Juan Potrerito, del distrito de Coronel Bogado. Para cualquier ayuda, pueden llamar al (0985) 805 388, con Graciela Palacios.

Dejá tu comentario