Extra

Actualidad

Papá de Mía: "Quien hizo esto a mi hija no tiene perdón de Dios"

Los cuerpos hallados ayer en Katuete son de la beba y de su niñera. Estaban en completo estado de putrefacción. Ambas estuvieron desaparecidas durante 20 días.

Incrédulo, Roberto Carlos Mendoza Franco tomó en sus manos una remerita llena de arena y estalló en lágrimas. Ese fue el preciso momento en que se desvanecieron todas sus esperanzas de encontrar viva a su hija, Mía Soledad.

Eran cerca de las 10:40 de ayer, cuando en una zanja, en medio de un sojal ubicado en la ciudad de Katueté, Canindeyú, se confirmaba el hallazgo de dos cadáveres.

La principal sospecha apuntó directamente a la niña de 11 meses y a su niñera, Mabel Blanca González (35), desaparecidas desde el 9 de enero.

Con el hallazgo, el caso dio un dramático giro, pues hasta entonces se creía que la mujer había huido con la beba, en complicidad con su examante, un mecánico de nombre Eduardo Villalba Benítez, detenido el pasado 22 de enero.

La Policía y la Fiscalía manejaban que aquel día, exactamente a las 14:41, Eduardo y Mabel habían mantenido una conversación por alrededor de cinco minutos.

Sin embargo, lo que llamó poderosamente la atención a los investigadores fue que antes de eso, el hombre llamó unas 20 veces a la mujer.

“Yo le conozco a él (Eduardo), es vecino de mi papá en Puente Kyhá”, contó a EXTRA don Roberto, asegurando que el día de su detención, él mismo se fue a hablarle.

“Le pregunté si sabía algo (de la beba y de la niñera) y me dijo que se encontró con ella. Le pregunté si les pasó algo y se calló; no me contestó más”, agregó.

50 buscadores

La búsqueda se inició en la mañana del lunes. agentes de Investigación de Delitos, la comisaría jurisdiccional y del Ministerio Público llegaron a la zona, guiados por la última ubicación del celular de Mabel.

“Las celdas la ubicaban más o menos en esa zona. Esta mañana (por ayer) se unieron a nosotros pobladores del lugar”, comentó el fiscal Christhian Bartomeu, asegurando que totalizaban unas 50 personas.

Finalmente, unos tractoristas fueron los que encontraron los restos de Mabel y, al retroceder su máquina, se percataron de que pasaron encima del cuerpo de la criatura, que quedó esparcido en un radio de 5 metros.

El panorama cambió completamente. De ser sospechosa, Mabel pasó a ser la sexta víctima de feminicidio en el año.

El comisario Nelson Vera mencionó que Mabel, aparentemente, tras mucha insistencia de Villalba aceptó ir a su encuentro en el sitio donde siempre se veían, para poner fin a su amorío.

“Él (Villalba) le extorsionaba para que termine con su concubino y se quede con él”, indicó Vera. El hombre no aceptaba el fin de la relación y decidió acabar con su vida. Mabel vivía con su concubino y cinco hijos.

Muerta a puñaladas: Los restos están en la capital

El fiscal Bartomeu contó a EXTRA que los restos fueron trasladados hasta Asunción para una mejor inspección, pues se cree que la mujer habría sido asesinada de 10 puñaladas. En este sentido, las ropas levantadas fueron clave para determinarlo, contó, puesto que presentaban rastros de ese tipo. Agregó que lo que se dificulta saber es la causa de muerte de Mía, pues además de estar esqueletizada, el tractor dejó esparcidos sus huesitos.

3 hijos tiene la pareja

Roberto y su esposa, Elba Steinger, tienen además de Mía otros dos hijos. El día de la desaparición, fueron a recibir una donación, debido a que se había quemado su casa; dejaron a la más chica al cuidado de Mabel.

200 hectáreas

Esta dimensión tenía el área de búsqueda, entre sojales, bosques y un arroyo, donde se creía desde un principio que estaban los cuerpos de las víctimas. El rastrillaje se realizó en varias zonas, contó el fiscal.

Dejá tu comentario