Actualidad

Pa'i ligó 4 años de cárcel por intento de abuso a catequista

Víctima hizo la denuncia pero sufría burlas en su comunidad. La misma quedó con secuelas psicológicas, confirmó la Fiscalía.

Gustavo Adolfo Ovelar, exsacerdote de Paso Yobái, Guairá, estará encerrado en la Penitenciaría Regional de Villarrica luego de ser encontrado culpable de intento de abuso a un catequista.

La misma víctima sufrió también abuso sexual por parte del cura párroco y compañero de Ovelar, Francisco Javier Bareiro Acosta, quien fue condenado el año pasado a 7 años de cárcel.

El Ministerio Público, en el caso del pa’i Gustavo, pudo comprobar que la víctima vivió una terrible experiencia que le dejó daño psicológico.

El hecho

L. por entonces tenía 20 años. Un día, pa’i Gustavo lo invitó a una misa. Como era catequista, él lo acompañó. Al terminar el encuentro, entre charlas aquí y allá con otros miembros de la iglesia, se hizo muy tarde.

“Entonces, Gustavo Ovelar le invitó para que se quede a dormir. Le dijo que había una sola cama y que la otra pieza estaba llaveada. El joven accedió”, relató a EXTRA la fiscala del caso, Rosa Arzamendia

Al pasar las horas, el joven sintió que el sacerdote lo manoseaba.

“¿Mba’e piko ojehu ndéve, pa’i’? (qué te pasa, pa’i)”, le dijo asustado, y encontró un colchón en la pieza que le dijo que estaba cerrada. Como ahí había muchos mosquitos, volvió en donde estaba el cura, que otra vez le tocó, pero ya por debajo de la ropa”, indicó la investigadora fiscal.

Arzamendia indicó que la denuncia se hizo dos años después porque la víctima encontró a otras personas que le contaron que habían pasado por lo mismo.

“La psicóloga dijo que una víctima tarda en contar porque se trata de una coacción. Hay temor. En este caso no es un laico, es un sacerdote. Es una autoridad. Sufría burlas de la comunidad. ‘Ou pa’i kuña’ (viene la mujer del sacerdote). Eso le decían”, explicó la representante del Ministerio Público.

Agregó que la diferencia de condena entre uno y otro cura se da porque, en el primer caso (7 años) hubo más personas afectadas, incluyendo L., pero que se “consumó el abuso”. En tanto, en el último (4 años) se trató de un intento.

El abogado del ahora condenado, Rodolfo Mendoza, adelantó que apelará la decisión. Cuestionó que la misma víctima sea quien logre el encierro. En el juicio incluso el defensor dijo que “(el joven) admitió que el sacerdote no le forzó físicamente, que le intentó tocar nomás y que se esquivó”.

El acusado estuvo casi un año prófugo por este caso, pero ayer escuchó la sentencia desde la sala de su casa, en Arroyos y Esteros, vía plataforma Zoom, debido a que padece diabetes crónico.

Cinco curas en el banquillo de los acusados

1. Juan López: 8 años de cárcel por abusar a un niño, en Ciudad del Este.

2. Estanislao Arévalo: 6 años de cárcel por abuso sexual de dos niños, en Asunción.

3. Francisco Bareiro: 7 años de prisión por coacción sexual y tentativa de coacción sexual. Compañero de Gustavo Ovelar, ahora condenado.

4. Félix Miranda: condenado a dos años y a pagar G. 5.000.000 por abuso sexual. El caso fue apelado.

5. Silvestre Olmedo fue absuelto porque “el acoso no fue sistemático hacia Alexa”. Apelaron el caso.

“Es una víbora de 7 cabezas”, dijo

Un grupo de personas se manifestó ayer en el Palacio de Justicia de Villarrica a favor del sacerdote, señalando que es inocente y que todo se trataría de un “negociado de la plata de los retiros que se hacían”, según Sonia Peralta Amarilla, una de las manifestantes. “La persona que le denunció al sacerdote es una víbora de 7 cabezas. Esta es una injusticia para nuestro pa'i", dijo.

Dejá tu comentario